El secreto de Puente Viejo

Francisca siente tristeza por no poder conseguir aún La Casona


Este martes en El secreto de Puente Viejo… Adolfo convoca a las dos hermanas en el centro de la fiesta y anuncia que Marta será la dama de honor en su boda. Todos brindan por la feliz pareja y la marquesa da la bienvenida a Rosa a  su familia. D. Ignacio tiene una conversación privada con su futuro yerno y le pide que sea honesto y que le exprese sus intenciones con Rosa. Adolfo le da su palabra de su integridad y de que procurara hacerla feliz. Los dos brindan por ello. Rosa,al terminar la fiesta, comenta a Manuela que desea tener una boda de ensueño y que deben ponerse a prepararla cuanto antes.

D. Ignacio y Urrutia analizan las dificultades que observan para fabricar el nuevo envase que un buen cliente les ha demandado y, aunque no logran aún encontrar el modo de producción adecuado, deciden seguir investigando. Marta, desde su mesa, observa con detalle la conversación e intenta conocer el problema que tienen, pero, tanto su padre como Urrutia, le piden que se dedique a sus cuentas.

Carolina cuida de Pablo que va mejorando, poco a poco,  juntos imaginan el camino a seguir cuando se cure. Marta se presenta en casa de Adolfo sin avisar y dispuesta que le escuche. Francisca escucha a la marquesa los detalles de la fiesta y confiesa sentir melancolía por su casa, ahora habitada por otros.

Tomas comenta a su hermano, con cierta ironía, lo convincente que sonó su discurso en la fiesta. Adolfo se blinda y asegura que fue sincero, pero su hermano le recuerda que una cosa es el deber y otra, el deseo, algo que parece querer olvidar.

Raimundo vuelve a La Habana y le informa de lo averiguado a la marquesa, sabe que se ha interesado por La Casona y le pregunta si estas especulaciones inmobiliarias en las que anda metida no guardan relación con Francisca, cosa que la marquesa niega rotundamente y zanja, abruptamente, la conversación. Raimundo habla con Mauricio de lo ocurrido y le deja caer que Francisca pueda estar escondida o retenida contra su voluntad; algo de la charla con la marquesa le amoscó pero el alcalde le asegura que es imposible que su mujer este en Puente Viejo sin que él lo sepa.

Alicia cuenta a Matías su encontronazo con Marcela y éste le pide que trate de pasar página y no remover más lo ocurrido, cosa que ella acepta dolida. La joven le informa de la idea de Damián para robar el dinero del camión, pero a Matías le parece una idea descabellada, provocando el enfado de Alicia que le acusa de bloquear todas sus iniciativas, primero el secuestro y ahora el asalto. Ella se marcha y le exige que sea él quien dé una idea la próxima vez.

Alicia coincide con su padre,  consigue pedirle disculpas por sus reproches y le confiesa que, aunque sus puntos de vista sobre el mundo son diferentes, siente haberle faltado, cosa que su padre agradece conmovido.