El secreto de Puente Viejo

un misterioso personaje llega a casa de La Marquesa de los Visos


Este viernes en El secreto de Puente Viejo… Matías y Alicia se miden en la charla y por lo que se cuentan, se deduce que ambos forman parte de un grupo dispuesto a cambiar el orden social establecido. A  Matías  le sorprende, que sea una mujer, su enlace en la organización y  lo informada que esta sobre su trayectoria.

Marcela siente que su marido no es el de antes y se lo reprocha, aunque Matías, no parece consciente de su cambio. Urrutia comenta con su mujer la inquietud que le produce la díscola de su hija y ella intenta reconducir a la muchacha con mano izquierda, no cree que, la mano dura, surta efecto.

Carolina presiona a Pablo y este le refiere la visita del auditor y lo que su informe puede suponer. Al parecer, algo sucedió en el pasado que rompió la confianza de la familia en D. Ignacio y por eso vigilan la administración de la fábrica.

Carolina decide hacer público lo suyo con Pablo, pero su intento, provoca una estrepitosa caída del muchacho que interrumpe la declaración. Rosa cuenta a sus hermanas que su siguiente cita será en el jardín de casa, algo que a Marta le parece desacertado y peligroso. Cree que si su padre se entera, no le hará ninguna gracia que se pasee con el hijo de la marquesa y de paso, les comenta a las dos que habrá que ir pensando en el regreso a Bilbao.

Adolfo y Rosa se protegen de la lluvia en la cocina y Manuela les sorprende muy arrimados, algo que le descoloca tanto que cuando Ramón Solozábal, el auditor, se presenta, le confunde con un vendedor y le trata con cierto desaire. Será D. Ignacio quien lo atienda y Manuela se disculpa por el error.

Tomas y Marcela se trasladan sus angustias. Tomas, celoso y atormentado, al saber que Matías ha regresado, y ella, echándole de menos, sabiendo que ahora, las cosas serán diferentes, se debe a  su marido. Maqueda reporta a los hermanos que ha podido arreglar la avería que había en la mina, pero le preocupa el futuro, sabe que necesitan invertir en seguridad y aconseja presionar a la marquesa.

Tomas confiesa a su hermano que ha decidido alejarse de Marcela y aceptar el regreso de su marido. Adolfo no da crédito y cree que es un error; él, jamás podría dejar escapar a la mujer amada ni ser tan generoso como su hermano. La marquesa habla con Tomas y le sugiere que deje a Marcela dado que su marido ha regresado. Tomas se sorprende de que ella esté al tanto de su romance.

Antoñita comenta a la marquesa que el pabellón está ya listo y se pregunta quién será el  huésped, algo a lo que la marquesa responde con una enigmática sonrisa.