El secreto de Puente Viejo

Último adiós a Conrado en ‘El Secreto de Puente Viejo’


Los habitantes de Puente Viejo se visten de luto para despedir a uno de sus vecinos más queridos: Conrado Buenaventura. El geólogo murió de forma trágica el pasado viernes a manos de su exnovia Alicia cuando trataba de salvar a Aurora.

Tras forcejear con Alicia, ésta consiguió clavarle un puñal y Conrado fue herido de muerte. Ahora, la que él consideraba su familia debe organizar su funeral. El pueblo llora amargamente su pérdida y se despedirá de él en un emotivo entierro en el cementerio de Puente Viejo.

Su muerte está teñida de maldad e injusticia. Alicia consiguió que tanto él como los habitantes del Jaral abandonasen el pueblo. De esta forma, Aurora estaría sola y desprotegida, a merced de su locura. Alicia no podía soportar que hubiesen declarado en su contra en el juicio que decidiría si le daban o no la custodia de su hijo, David, así que amenazó a Aurora y le aseguró que se vengaría por el mal que le había causado.

Así, la joven cayó en manos de Alicia, quien la ató y puso una soga al cuello. Su idea era fingir que la joven se había suicidado ahorcándose. Y casi consigue acabar con su vida. Aurora se encontraba ya en dificultades cuando llegó Conrado alertado por Dolores Mirañar.

Conrado consiguió salvar a su amada al cortar la cuerda de la que colgaba, pero Alicia enloqueció y se lanzó contra él con un puñal. Tras un forcejeo, ambos quedaron heridos de muerte. Tuvo tiempo para poder despedirse de Aurora y no sólo eso, sino también empujarla a los brazos de Lucas, del que confesó sentir gran aprecio y verlo como un buen hombre para ella.

Cuando Lucas y Alfonso llegaron al Jaral para intentar salvarle, éste ya había fallecido. Se había desangrado en los brazos de Aurora. Rota de dolor, ni siquiera quiso descansar, estuvo velándole durante toda la noche hasta que sus fuerzas le permitiesen seguir en pie. Ahora le toca un trago aún más amargo: preparar el funeral e ir hasta el cementerio para enterrarle y no volver a ver a su amado jamás.