El secreto de Puente Viejo

Todo lo nuevo de ‘El secreto de Puente Viejo’: Tramas, vestuario y decorados renovados


MARTA INTENTA SUPERAR LA TRÁGICA MUERTE DE SU PROMETIDO Y CAROLINA GUARDA UN SECRETO

Don Ignacio Solozábal pertenece a una familia de empresarios industriales de Vizcaya, poseen un gran número de empresas dedicadas a la fabricación de todo tipo de objetos relacionados con el acero y sus derivados.

Con la instalación en Puente Viejo de una de sus empresas se instaló en el pueblo para dirigirla  desde allí, para aprovechar el mineral de hierro y carbón que se empezó a extraer de las minas para su industria de latas para conservas, alimentos secos y otros productos, el envase de moda.

Sus tres hijas siguen viviendo en Bilbao y vienen sólo para pasar el verano, accediendo hasta ahora a regañadientes. Las niñas, como las llama el propio don Ignacio, ya no lo son tanto: Marta ha pasado una crisis personal tras la trágica muerte de su prometido hace dos años y que desea que nadie se lo recuerde y pueda volver a vivir, Rosa es una estudiosa que va para abogada y que ingresará en la universidad para iniciar su carrera al final del verano y Carolina, la más pequeña, que si hay algo que tiene claro es un secreto y tiene mucho que ver con Pablo, el ahijado de don Ignacio.

SE HA FORJADO UNA GRAN ENEMISTAD: LA DE IGNACIO SOLOZÁBAL Y LA MARQUESA DE LOS VISOS

Doña Isabel, Marquesa de los Visos, llegó al pueblo para hacerse cargo de las minas que su marido, antes de morir, compró a los Molero.

Por desgracia sus apellidos son más extensos que su fortuna y tiene que trabajar para vivir sacando un buen rendimiento de las minas, gracias a que las rige con mano dura.

La marquesa tiene dos hijos: Adolfo, el pequeño, que vuelve de Francia para estar con su familia en Puente Viejo, y Tomás, el mayor y su mano derecha, que vive con ella.

Tiene un título nobiliario, pero no dispone de fortuna. Doña Isabel y sus hijos trabajan para vivir y viven al día.
No les sobra de nada, salvo orgullo y dignidad. En el pasado se ha forjado una gran enemistad, la de Ignacio Solozábal y la Marquesa de los Visos, aunque nadie sabe a ciencia cierta cuál es la razón.

Su forma de llevar los negocios es diametralmente opuesta a la de Ignacio Solozábal. Donde éste último piensa en los
derechos y bienestar de la gente que tiene a su cargo, doña Isabel sólo piensa en su propio beneficio. Para ella hay una única forma de actuar: mano dura.

Los decorados y el vestuario en esta nueva etapa de ‘El secreto de Puente Viejo’ también son  novedades importantes, se le ha dado un cambio general adaptándolo a los nuevos tiempos.

Los habitantes de Puente Viejo se sitúan en una nueva década más industrializada, en 1930. Los tres platós que componen ‘El secreto de Puente Viejo’ se renuevan y se adaptan a los años 30.

LA PLAZA CONTARÁ CON NUEVOS ESTABLECIMIENTOS

La tienda de ultramarinos: regentada por los Mirañar y encargada de surtir al pueblo de los más variados productos.
El hostal y el bar: Marcela se ha hecho cargo de estos dos espacios tras el encarcelamiento de Matías y ha conseguido actualizar su apariencia con unos colores más luminosos y vistosos que en su anterior etapa.

La plaza, presidida por un gran reloj, también contará con una barbería y una botica, que dan al entorno un look más colorista y renovado en el escenario más característico de la ficción de las tardes de Antena 3.

LA CASONA Y LA HABANA

Ahora pertenecen a la familia Solozábal y a la familia de los Visos respectivamente. Cambiarán su apariencia por una más Art Decó.

LA FÁBRICA

El decorado más espectacular y uno de los grandes escenarios donde se ambientará sobremanera el nuevo motor de Puente Viejo y de la época con la Revolución industrial.