El secreto de Puente Viejo

¡¡Te echaré de menos!! Nos despedimos de Fe


“Te echaré de menos”
Lo ha dicho Francisca y esta vez incluso ha sido creíble, aunque no es algo habitual que la doña sea sincera con sus sentimientos. Y mucho menos tratándose de una sirvienta.

Pero es que Fe no ha sido una sirvienta al uso. Y tampoco un personaje al uso. Fe ha sido algo especial, un personaje al que han sabido dotar de personalidad propia, y ello siendo aparentemente su papel de segunda fila. Pero el buen hacer de Marta, que ha sabido impregnarlo de un toque especial, que dicen los que la conocen es también parte de su propia idiosincrasia, ha hecho que Fe sea uno de los personajes más queridos de la telenovela. De hecho también es de los pocos que durante todo este tiempo no ha mudado de manera de proceder, aún en los peores momentos cuando las cosas han ido para ella cuesta abajo.

Su desparpajo, su lucidez, su manera especial de decir las cosas en un lenguaje a veces complicado de entender, su trato con Francisca que le ha permitido decirle sin ambages lo que pensaba, pero de una manera que la doña difícilmente podía enfadarse con ella. Fe nunca se ha callado, pero parece que, de alguna manera, ha conseguido calar en Francisca, aunque solo sea porque en el fondo le divierte la doncella y su manera de ser.

Pero sin embargo donde es seguro que ha calado sin reparos y de manera profunda, es en la estima de l@s telespectadores. Seguramente debe ser de los pocos personajes de lo que es difícil leer una crítica negativa, porque Fe era, es y será siempre un personaje entrañable, al que seguro que tod@s echarán de menos.

Fe se marcha en busca de un futuro mejor, aunque ya sabemos que era algo inevitable por las circunstancias personales de Marta. Circunstancias agradables por descontado (un hijo siempre lo es) pero que la mantendrán alejada de la serie una larga temporada. Aunque esperamos que esta sea solo una marcha temporal y que podamos seguir gozando en el futuro de su buen hacer