Alfonso y Emilia “firman” unas “paces” amargas.