La Montenegro sufrirá la humillación de tener que recibir a un tasador en La Casona.