Bosco no quiere saber nada ni de los hermanos, Aurora y Gonzalo, y de María tampoco.