Alfonso y Emilia amanecen como marido y mujer, felices de poder compartir toda la vida que tienen por delante.