El secreto de Puente Viejo

Soledad, preocupada por la suerte de Pía y Roque, decide seguir los pasos de Olmo


  • María tranquiliza a su tía, Fernando jamás le ha puesto la mano encima
  • Fernando justifica los moretones de María por un exceso de “pasión” y a Gonzalo lo devoran los celos

En el capítulo de mañana
María tranquiliza a su tía, Fernando jamás le ha puesto la mano encima. Se habrá dado un golpe. María encuentra otro moratón y tampoco recuerda golpe alguno que lo justifique. María confiesa a Gonzalo sus temores. Tiene lagunas de memoria y no sabe cómo se golpea. Fernando justifica los moretones de María por un exceso de “pasión”. A Gonzalo lo devoran los celos.Mariana no entiende los temores de Francisca. Rosario lo entiende: ella no conoció bien a Salvador Castro… era un monstruo. Francisca sigue sin averiguar nada sobre la carta y confiesa a don Anselmo sus miedos. Francisca recibe una extraña llamada telefónica.

Olmo hace creer a Soledad que viajarán juntos a Madrid. Pero Soledad descubre que Olmo se ha marchado, pese a lo que le dijo. Roque y Pía están perdidos y Soledad decide marchar tras Olmo.
Fernando sólo parece tener en la cabeza su próximo viaje a Madrid para buscar sustituto a Roque, pero Francisca da al traste con sus planes.

Emilia y Alfonso entregan su regalo de bodas a Hipólito y Quintina. Hipólito y Quintina “cazan” a Mariana, que está avergonzada de su regalo. Rosario niega el paso a Aurora para que visite la habitación de Pepa y Gonzalo la apoya. Aurora 0$finge ante Tristán y se muestra disgustada por culpa de Rosario.