El secreto de Puente Viejo

Sinopsis y fotos del 7 al 11 de abril en “El secreto de Puente Viejo”: La vida de María corre peligro, tiene pulmonía


Esta semana en “El secreto de Puente Viejo”: Lewis provoca el incendio de la casa de Emilia y Alfonso. Conrado pierde la vista. Aníbal e Isidro tienen pruebas de que el derrumbe fue provocado. Nicolás regresa al pueblo para apoyar a Mariana. Jacinta ordena a Lesmes que mate a Aurora. Doroteo está espiando a los Buendía.

Capítulo 792: lunes 7 abril

Gonzalo acepta la ayuda de Mauricio, aunque venga a través de Francisca. La búsqueda continúa pese a que el tiempo pasa y menguan las probabilidades de un final feliz. Fulgencio está ansioso porque llegue la reunión con los ilustres, mientras, Francisca no olvida a Esperanza. En la recepción, Francisca desvela a modo de anécdota la razón por la que su primo estudió medicina. Como siempre, se rieron de él. A Fulgencio la broma le sienta como una patada y reacciona marchándose de la fiesta. Bernarda pide a Francisca que lo perdone. Al día siguiente, Francisca descubre que Fulgencio se ha marchado y Bernarda vuelve a excusarse, no está en condiciones de acompañarla. De nuevo, Francisca está, y se siente, sola.

Lewis, que no se ha marchado de Puente Viejo como todo el mundo supone, aprovecha que Alfonso y Emilia salen de casa para provocar un incendio. Alfonso deja a Emilia en la plaza y vuelve a la búsqueda de su nieta, pero la noticia del incendio se lo impide. La casa está en llamas y se consume ante Alfonso y Emilia, no hay nada que se pueda hacer. Aurora y Lesmes curan a Conrado que se ha herido en la búsqueda. El doctor recluta a Conrado por indicación de la propia Aurora para elaborar unos preparados químicos de urgencia, y es que el geólogo tiene nociones de química. Lesmes provoca que Conrado sufra un accidente que afecta al rostro del geólogo. Candela y Emilia consiguen que María entre en razón y espere resultados de la búsqueda en El Jaral, no está en condiciones de ir a ninguna parte y ya está casi todo el pueblo volcado con la búsqueda de Esperanza. Candela recibe una carta y Aurora es testigo de cómo le afecta la lectura de la misiva.

Capítulo 793: martes 8 abril

Gonzalo se niega a abandonar la búsqueda, pero empieza a estar superado por la situación. Alfonso y Rosario convencen a Gonzalo de que ha llegado el momento de tomar aliento. Gonzalo vuelve temiendo el momento de decir a María que ha fracasado, pero Lesmes se lo impide, no puede hablar con María. Lesmes atiende a Conrado que descubre que ha perdido la vista. Parece haberse quedado ciego u no parece haberse dado cuenta de que el médico está detrás del suceso. Aurora se presenta en el dispensario para consolar y llevarse a Conrado. Los celos devoran a Lesmes. Candela parece muy impresionada por el contenido de la carta. Afirma que es de su prima y se despide de Aurora y asegura que marcha a visitar a su prima, pero está muy rara.

Emilia y Alfonso han perdido su casa. Pedro les confirma que han detenido a Lewis, causante del suceso. Emilia, igual que Alfonso, no quiere pensar en lo que ha perdido, sino en María. Pero no es fácil… al menos tienen la oportunidad de desahogarse con Lewis durante su traslado. Bernarda evita a Francisca y procura que la señora no se quede a solas con su doncella. Francisca comprueba que la indisposición de Bernarda es un moratón que justifica con un accidente. Mauricio informa a Francisca sobre lo infructuoso de la búsqueda y el incendio en casa de Emilia. Isidro calma la conciencia de Aníbal tras el suceso del desplome del tejado. Ya de vuelta a la reconstrucción, encuentra algo extraño en la forma en como ha sucedido la “desgracia”; podría haber sido intencionado. Aníbal explica a don Anselmo que sospechan, de forma fundada, que el derrumbe ha sido un sabotaje.

Capítulo 794: miércoles 9 abril

María, inconsciente, arde de fiebre. Tiene pulmonía. Su vida corre peligro. Mientras, Gonzalo sigue buscando desesperado. Admite sentirse culpable por no haber hecho caso a María cuando dijo que Fernando estaba aquí. Gonzalo le pide perdón por no haberla escuchado y por no poder encontrar a la niña, pero María no le escucha, está inconsciente por la fiebre, lo hace a modo de desahogo desesperado. Se confirma que el derrumbamiento del establo de los Buendía fue intencionado, alguien los quiere perjudicar y se proponen encontrarlo.

Conrado cree reconocer la pitillera de Humberto, su compañero en la época de la presa y que ha muerto en Otero recientemente, en el dispensario de Lesmes, lo ha reconocido por el tacto, porque tiene las iniciales inscritas en ella. Conrado comparte sus sospechas con Aurora; puede que el médico sepa más de la muerte de Humberto y Evaristo de lo que dijo. Le pide que, en ausencia de Lesmes, busquen la pitillera, así, ambos se disponen a buscarla mientras éste está de viaje.

Lesmes ha recibido un telegrama de su “hermana” que no es otra que Jacinta. Así, se reporta a Jacinta, pero ella lo recibe con reproches y un sonoro bofetón. Francisca recibe el rechazo de Emilia cuando ésta se ofrece a ayudarle con las reparaciones de su casa. Francisca pide a don Anselmo que intente averiguar qué le pasa a Bernarda para poder consolarla, pero antes de que esto ocurra, Bernarda, muy blandita, llora en brazos de la doña. Nicolás llega por sorpresa. Supo que estaba mal y lo ha dejado todo por venir al lado de Mariana.

Capítulo 795: jueves 10 abril

Se descubre que fue Quintina quien mandó llamar a Nicolás. Él lo ha dejado todo pero vale la pena. Jacinta le reprocha a Lesmes que haya intentado matar a Conrado, ya sabe que no debe tomar decisiones por su cuenta. Tras la bronca Jacinta engatusa a Lesmes imaginando un feliz futuro en común. Mientras en el dispensario la pareja no encuentra la pitillera. Aurora cree que a Conrado lo mueven los celos. Cuando el médico vuelve dice que su hermana ha mejorado, pero no consigue obedecer a Jacinta, quien ha ordenado que mate a Aurora, se siente incapaz. Emilia y Alfonso velan el sueño inquieto de su hija, se lamentan de lo ocurrido, se apoyan. Alfonso está hundido por no haber sido capaz de proteger a su familia. Raimundo, como respuesta, les ofrece todos sus ahorros y los anima. Son maravillosos. Saldrán adelante.

A Gonzalo se le ha ocurrido otra forma de buscar a Esperanza y para ello, pide ayuda. Con un tronco de dimensiones y peso parecido a su hija intentan averiguar el rumbo que siguió la niña. En el lugar donde se detiene el tronco, ven oculto entre las ramas, el faldón de Esperanza. Los Buendía están dispuestos a todo. Investigarán por su cuenta y luego irán a la justicia y Alfonso ofrece su ayuda. Doroteo los está espiando. Mauricio se ha enterado ya de que María está muy mala y que incluso se teme por su vida y Francisca se preocupa seriamente, no aguanta que María esté mal. Bernarda no admite que su marido le pega, pero justifica que pudiera llegar a hacerlo.

Capítulo 796: viernes 11 abril

Al ver el faldón de su hija en el agua, instintivamente, Gonzalo vuelve a lanzarse al río, pero es una falsa alarma, no encuentra nada y desiste de sus intenciones de búsqueda en el lugar ante la falta de resultados. Francisca sigue tratando de ganarse la confianza de Bernarda, de quien está convencida su marido le pega, pero comienza a creer que es imposible. Isidro sospecha quién puede ser el causante del último cúmulo de calamidades que les ha afectado.

Don Anselmo insiste en que los vecinos culpan a los Mirañar de la sequía de los últimos tiempos. Y justo cuando los Mirañar se van a deshacer de los impermeables… ¡empieza a llover! Se produce las primeras ventas de impermeables. Conrado, que sigue ciego, nota un olor intenso que le abre unas misteriosas expectativas. Candela llega a la confitería, está tristísima. De fondo de pronto el silencio se rompe el llanto de un bebé. ¿Quién será ese bebé?