El secreto de Puente Viejo

Sinopsis y fotos del 5 al 9 de mayo en ‘El secreto de Puente Viejo’: El ejército establece la cuarentena en el pueblo

Esta semana en “El secreto de Puente Viejo“: Gonzalo y María se reconcilian gracias a Rosario y Raimundo. Isidro se muere, y el pueblo se está contagiando de una epidemia. Francisca está siendo engañada por su primo. Candela se la juega con Fernando por ayudar en el campamento. Encuentran el foco de infección en el depósito de agua: está envenenado.

Capítulo 810: lunes 5 mayo

En el Jaral, Gonzalo les abre su corazón a su abuelo y a Rosario, les dice la verdad de lo que le pasa sin saber que María lo escucha emocionada. Se produce una dulce reconciliación de la pareja. La pareja les agradece que se hayan “confabulado” para hacerlos reaccionar, pues lo han conseguido. Bernarda asegura a Francisca que Fulgencio no tenía todavía una respuesta de los inversores. Vuelve Fulgencio. Francisca se lleva una gran desilusión: los inversores no la quieren como cliente. Francisca está desolada, pero de pronto, a Bernarda se le ocurre una solución: la Doña traspasará su capital a Fulgencio para que este lo pase como propio a los inversores y lo pongan a salvo. Parece una genial idea.

Fulgencio y Bernarda brindan por el éxito de su empresa, están timando a Francisca. Fernando no tiene planes de futuro. Sabe que su vida será breve y que cuanto más daño haga, mejor. Jacinta está recogiendo sus cosas. Se marcha del pueblo, ya nada tiene aquí. Isidro cuida a su hermano. El regalo que encargó llegará la semana que viene pero llegará a tiempo. Llega Aníbal pidiendo ayuda: Isidro está mal. Aurora pide que vayan a buscar urgentemente a Don Pablo. Isidro se está muriendo.

Capítulo 811: martes 6 mayo

Gonzalo y María valoran la posibilidad de contraer matrimonio cuanto antes. Aurora regresa e informa de la gravedad del estado de Isidro Buendía, agoniza sin remedio. Don Pablo se pone manos a la obra y sugiere que lo de Isidro puede ser una intoxicación. La situación de Isidro es desesperada y Aurora necesita un descanso que se niega a tomarse, aunque no sirve de mucho, pues Isidro muere.

Quintina le propone a Dolores saltarse las normas y colaborar en el Concurso Provincial de Tortillas. Francisca, radiante, ya ha convocado a sus abogados y les ha dado instrucciones. Mauricio muestra su extrañeza por el cambio de humor y de actitud de la señora. Mauricio observa además algo extraño en el comportamiento de los complacidos Fulgencio y Bernarda. Fernando explica a Candela cómo lograron escapar a una muerte segura cuando saltaron al río.

Capítulo 812: miércoles 7 mayo

Se descubre que hay más enfermos con los mismos síntomas que los Buendía, pero no tienen nada que ver con ellos. Aurora y Gonzalo informan a Pedro y toman las primeras medidas para luchar contra la epidemia. Las primeras gestiones no dan resultado alguno. No saben a qué se enfrentan, sólo que es mortal. El cuerpo de Isidro queda a disposición de las autoridades para que lo examinen con la esperanza de que la autopsia dé luz acerca de la naturaleza de la muerte. Aníbal recibe el apoyo de Emilia y Quintina. Tiene que ser fuerte y seguir viviendo, pero… ¿cómo?

Mauricio sonsaca a Fe sobre Fulgencio cuando uno de sus hombres le trae información urgente. Mauricio informa a Francisca sobre la epidemia. Se entera que Francisca ha llamado a sus abogados y se reúnen sin que él esté presente. María pide ayuda a Francisca para establecer un campamento para ubicar a los enfermos, pero la señora sólo estaría dispuesta a acogerla. María lo rechaza. Francisca aísla la Casona. Fulgencio no va a ayudar con la epidemia. Tiene otros planes. Don Anselmo confirma a Raimundo que Francisca hizo la llamada y ayudó a Florencio, el quinto que fue enviado a guerra de Marruecos. El hombre se sorprende gratamente.

Capítulo 813: jueves 8 mayo

María y Gonzalo van a darlo todo contra la epidemia. Si mueren, lo harán juntos. Emilia y María piden ayuda a Candela. Le piden que suministre pan al Hospital de Campaña y, contra todo pronóstico, acepta. Candela se enfrenta a Fernando por echar una mano, al menos, haciendo pan. Se la juega por ayudar. Aurora no encuentra referentes a lo que sucede en el libro de Pepa ni en la sabiduría popular de Tula. Gonzalo trae noticias de don Pablo, al que ha visto agotado: la autopsia de Isidro no aclara nada. Don Pablo aconseja a Aurora cómo tratar a los enfermos. Se desploma muerto en brazos de Conrado: se han quedado sin médico. Ahora, Aurora debe hacerse cargo de la atención a los enfermos.

Francisca demuestra a Bernarda con un gran regalo que no miente cuando la llama amiga. Fulgencio quiere volver a Madrid, creyendo que lo tiene todo hecho. Bernarda no puede convencerle. Fulgencio sigue decidido a marcharse, sin atender a razones. Mauricio se interpone para impedírselo, no puede salir del pueblo, el ejército ha establecido la cuarentena en Puente Viejo. Raimundo da las gracias a Francisca por lo de Florencio. Los dos comprueban que el otro está bien. Hipólito entrega a Aníbal un encargo que hay para él sin saber que lo encargó para el difunto Isidro.

Capítulo 814: viernes 9 mayo

Reacciones a la cuarentena de Puente Viejo: la gente tiene miedo, temen que todos vayan a morir. Todos colaboran pero los enfermos siguen empeorando. No están haciendo lo correcto y Aurora, pese a reconocer que obra por intuición, cambia el tratamiento. Los enfermos lo aceptan. A pesar de todo, la chica que ayer estaba peor, muere al despuntar el día. Gonzalo concluye que la enfermedad no es contagiosa. Hay que buscar el foco que la propaga. Hay gente en el pueblo que culpa a Conrado del envenenamiento general. Pero, al final, todos analizan la situación y llegan a la conclusión de que el foco de infección es el agua: el depósito de agua está envenenado.

Dolores también cree que Quintina no está bien. Quintina cae enferma. Dolores tenía razón. Candela habla del amor y de la familia, está muy orgullosa de Aurora aunque no pueda demostrárselo. Las palabras parece que hace mella en Fernando. Fulgencio marca distancias con Mauricio. A solas, él y su mujer reconocen que tienen miedo a morir sin disfrutar el botín de la Montenegro. Mauricio ha averiguado algo “importante” sobre Fulgencio, hay un enterrador que quiere hablar con la Doña con algo que atañe a su primo y la muerte de su niño.

                                                    

Si quieres ver más fotos pincha aquí