El secreto de Puente Viejo

Saúl, incapaz de resistirse a los labios de su ‘muchacha escurridiza’


Saúl ha salvado a Julieta de un posible castigo de Francisca Montenegro y ella, rechazando formar una pareja perfecta junto a él, termina lanzándose a sus labios. Se arrepiente al instante y se marcha sin dejar rastro de lo que entre ellos dos ha pasado.