El secreto de Puente Viejo

Raimundo se presenta en La Casona buscando a Francisca


Este viernes en El secreto de Puente Viejo… La declaración de D. Ignacio se prolonga, el juez cree que ha podido haber contubernio y que ayudó a los secuestradores. Urrutia le aconseja que se retracte y se declare seguidor de Berenguer.

Raimundo se presenta en La Casona y después de las oportunas presentaciones, les deja aviso que si supieran algo de Francisca se lo hagan saber. Marta comparte confidencias con Manuela, se alegra de no regresar a Bilbao, se ha fijado en Adolfo durante el secuestro y cree que él también ha mostrado interés, pero le ruega máxima discreción.

Manuela comparte con las hijas de D. Ignacio su preocupación por la terquedad del empresario y les anima a persuadirlo para que se retracte, pero el padre está decidido a defender sus ideales en libertad.

La marquesa encarga a Antoñita preparar el pabellón y dejarlo dispuesto como un palacio, pero sobre todo, le exige máxima discreción. Maqueda informa a la marquesa sobre las nuevas inversiones de D. Ignacio y le recuerda que la mina requiere implementar medidas de seguridad, pero ella se niega, si no hay beneficios, no invertirá más dinero.

La marquesa y  varios vecinos, presentan ante Mauricio, una denuncia verbal en la que, acusan a D. Ignacio de los peligros de la nueva maquinaria, exigiendo al alcalde que investigue si son seguras para evitar males mayores. Adolfo y Tomás se interrogan por la inquina de su madre hacia  D. Ignacio y deducen que, al ser su principal cliente, depende más de lo que le conviene. La Marquesa les comunica que será Adolfo quien asuma la gestión de la mina, en vez de Tomás.

Raimundo se despide de Marcela y acuerdan mantenerse informados. Promete volver y no descuidarlas. Tomas se presenta y Marcela se alegra de verle, se siente muy sola y ambos deseaban reencontrarse. Mauricio la sorprende llorosa y Marcela termina por desahogarse.

El Capitán Huertas tiene unas palabras con D. Filiberto, el sacerdote deja caer que quizá D. Ignacio este condenado por republicano y tenga algo que ver con el secuestro. El Capitán le asegura de la impecabilidad de Solozábal.

Encarnación informa a su marido que Alicia, la hija de ambos, no está yendo a la academia a estudiar Comercio, como ellos creían, al parecer, lleva semanas sin aparecer. Urrutia, harto, decide imponerse.