El secreto de Puente Viejo

Raimundo no quiere a Julieta y Saúl en La Casona


Este jueves en El secreto de Puente Viejo… Raimundo habla en serio: no quiere a Julieta y Saúl en La Casona, espera que se vayan por las buenas. Fernando, por su parte, no va a contradecir los deseos de Raimundo: han de marcharse. Prudencio en cambio se lleva una desagradable sorpresa con esta imposición. Cuando están a punto de marcharse, llega Prudencio con urgencia y les pide que se queden.

Isaac pide a Matías y Marcela una prórroga para pagarles lo que les debe. Ellos se la dan porque el plazo lo puso él. Y aunque el carpintero acomete el proyecto con ilusión, en casa sigue sin poder olvidar a Elsa, por lo que Antolina no consigue seducir a su marido a pesar de todos sus intentos. Enfadada con la situación de abstinencia sexual y rechazo, Antolina decide vengarse… de pronto, la madera que con tanta ilusión compró Isaac, arde como una tea.

Raimundo y Gonzalo tratan de hacer ver a Matías que no se enfrentan a ningún problema, pero a sus espaldas, nieto y abuelo se muestran muy preocupados por la desaparición de Alfonso y Emilia que ya va para largo. Gonzalo lamenta no haber podido sacarle nada de información a Fernando. Severo quiere acabar con las supersticiones sobre Las Lagunas y pide ayuda al cura y a la maestra. Pero finalmente ni el uno ni la otra han logrado tranquilizar a la gente: Severo se ha quedado sin trabajadores. Irene está a punto de rechazar la oferta de trabajo de Anacleto, pero Adela le pide que recapacite pues las cosas se han complicado en Las Lagunas.

Dolores decide marchar en busca de Tiburcio a pesar de los consejos en contrario. Como no podía ser de otra forma, Tiburcio regresa a Puente Viejo horas después de que Dolores se haya marchado.

Haz clic aquí para ver más fotos