El secreto de Puente Viejo

Prudencio planta cara a Saúl: “He de ser yo el que la lleve al altar”


Saúl ofrece su dinero para correr con los gastos de los jornaleros que trabajan para Julieta pero Prudencio se opone. El futuro marido de Julieta quiere ser él el que corra con los gastos de su prometida, aunque se trate de un engaño.