El secreto de Puente Viejo

Prudencio logra que Severo caiga en su gran trampa


Siguiendo las órdenes de Francisca Montenegro, Prudencio hace que Severo acceda a dejar sus propiedades como fianza al préstamo que le ha concedido. El joven le cede el dinero que el empresario de los arroces necesita para sacar adelante su negocio. Promete devolvérselo en poco tiempo ya que espera recibir mucho dinero de sus ventas.