El secreto de Puente Viejo

Pepa y Tristán ceden a sus impulsos y se besan


Pepa hace pública la confesión de Olmo de que es el asesino de Águeda. Este intenta amenazar a Pepa, pero la partera la hace frente

Manuel hace un primer encargo a Paquito, deberá llevar un paquete a Villalpanda

Raimundo se aprovecha de Pedro para conocer los primeros detalles sobre el cadáver. Los hijos de Lucio está en el pueblo y Juan decide acompañarlos. Prefiere saber qué está pasando a esperar a ciegas en la casa de comidas. Entretanto, Emilia le pide a su padre que le cuente toda su teoría sobre lo sucedido en la casa de comidas.

 Mauricio va con el cuento a Francisca y Soledad: Pepa dice por ahí que Olmo asesinó a su madre. Soledad le cuenta a Olmo que Pepa está haciendo públicas sus sospechas y Olmo se enfurece. Pepa repite sus acusaciones ante las autoridades. No teme que llegue a oídos de Olmo. Más bien, todo lo contrario.

Manuel hace un primer encargo a Paquito, deberá llevar un paquete a Villalpanda. Paquito ha cumplido con el encargo de Manuel y le pide a Hipólito que no haga nada, por Mariana.

Olmo amenaza a Pepa, sin éxito. La partera le planta cara y lo enfrenta a sus fantasmas. Las palabras de Pepa han hecho efecto en Olmo. Los muros de la mansión “se le caen encima”.

Tristán y Pepa ceden a sus impulsos y se besan y acarician como dos amantes.