El secreto de Puente Viejo

El padre de Amalia podría estar vivo en ‘El Secreto de Puente Viejo’


El pasado viernes los telespectadores pudieron ver cómo Amalia hablaba con alguien por teléfono. Después de un rato hablando sobre lo desgraciada que es supuestamente su vida y lo mal que le está yendo todo con Bosco, la sorpresa llegó cuando al despedirse de su interlocutor lo hizo refiriéndose a él como su padre.

Como los seguidores de Puente Viejo recordarán, el padre de Amalia, Melchor, murió cuando Inés le disparó en defensa propia pensando que venía a matarla. Una muerte nada casual, pues fue Amalia la que le incitó a que bajase a los pasadizos. ¿Estará vivo? ¿O está perdiendo Amalia definitivamente la cabeza?

El pasado viernes Amalia efectuó una llamada de teléfono para poder desahogarse de todas las desdichas que le afectan. La joven está harta de vivir en un ambiente rural como Puente Viejo, desea volver a Madrid, pero Bosco le ha dejado claro que no va a ser así, que se quedan a vivir en el Jaral. Esto, junto con los celos que le tiene a Inés, hace que cada día se le vea más desquiciada.

Durante la llamada también arremetió contra el hijo de Bosco, Beltrán. Según sus palabras, pensaba que sería la solución a todos sus problemas, pues seguramente pensaría que así Bosco se centraría exclusivamente en atenderles a ella y al bebé, pero no ha sido así. Se podría decir que se trataba de una conversación completamente normal con un conocido, una persona de confianza con la que poder desahogarse.

Sin embargo, la sorpresa llega cuando pronuncia la frase “yo también le echo de menos, padre, espero que pronto podamos reencontrarnos”. ¿Está vivo don Melchor o son imaginaciones de Amalia? ¿Está la joven tan trastornada que se inventa conversación con él?

Amalia cada día está más trastornada y vuelve locos a los habitantes del Jaral, por lo que bien podría tratarse de una alucinación más. Esta misma semana ha quemado sin motivos el álbum de fotos familiar, al que tanto aprecio tienen personas como Aurora, Candela o su propio esposo, Bosco. Lo ha hecho por el simple motivo de no sentirse querida por su nueva familia.

En cambio, también podría significar que la muerte de su padre fue una muerte fingida, que esté oculto en algún lugar y esperando a que su hija cumpla algún tipo de plan. Quizás las balas con las que Inés le disparó fueran balas de fogueo y su muerte no fuera real, por lo que todo pretendería la consecución de un fin.

En diversas ocasiones se ha mencionado que don Melchor tenía deudas, que la boda de Amalia con Bosco sería un buen negocio, ya que Bosco era oficialmente el heredero de la Montenegro. Todo el dinero de doña Francisca iría a parar a manos de Bosco y, por ende, a las de Amalia, su legítima esposa. O quizás haya algún otro oscuro motivo que les haya llevado a organizar tan intrincado plan.

Habrá que esperar para ver cómo termina el desenlace de esta historia, para comprobar si realmente Melchor sigue muerto y son todo imaginaciones de Amalia o si, por el contrario, está vivo y todo obedece a un plan organizado por ambos. De momento, sólo podremos observar cómo Amalia va perdiendo la cabeza poco a poco y cada día más.