El secreto de Puente Viejo

Mencía no olvida a Carmelo


Ojos cristalinos, miradas vergonzosas y tímidas muecas. La felicidad que irradia Carmelo al ver ante él a la mujer que ama es absoluta. Sus caras y gestos son el vivo retrato de un sentimiento de amor fuerte e inocente. Carmelo creyó firmemente que Mencía había rehecho su vida, pues cuando acudió a Madrid para verla, un hombre la acompañaba y él, respetuoso, la dejó marchar. Sin embargo, lo que no sabia era que ese hombre que se interpuso en sus deseos, era el hermano de Mencía. Menos mal que ella ha acudido a Puente Viejo para decírselo y confesarle también que no le olvida, que le quiere.

Mencía no olvida a Carmelo

La hora de Hernando ha llegado La hora de Hernando ha llegado

Haz clic aquí para ver más fotos

Fuente: antena3.com