El secreto de Puente Viejo

Mauricio llega con la ropa de Martín ensangrentada


Pepa es consciente de que el pueblo está perdiendo la confianza en ella 
Severiano no se marchará hasta que Emilia le perdone

Pedro  confiesa que  trabaja  sin  conocer al  comprador  y  sólo  lo hace a  cambio de una
generosa  comisión;  no  es  capaz  de  arrojar  luz  sobre  las  dudas  de  Francisca.  Decide
entonces  buscar  un  acercamiento  con  el  pueblo  para  ver  si  así  con  la  proximidad
consigue  alguna  confidencia…  pero  el  primero  al  que  se  acercará  será  Raimundo,  y
como siempre ocurre, saltan chispas. Y  las noticias que  llegan no son buenas, pues  las
tierras  compradas  ya  igualan  la productividad de  la de  los Montenegro;  suponen una
gran amenaza.

Severiano no se marchará hasta que Emilia  le perdone, y si quiere  la verdad se  la dirá:
sólo fue al burdel para acompañar a los Castañeda. A Alfonso se lo llevan los demonios.
Pepa en cambio le hace ver a Emilia que la supuesta verdad anda un poco coja. ¡Ándate
con cuidado, Emilia!

Juan, muy  borracho,  increpa  a  Soledad  por  seducir  a  su  hermano.  La  chica,  dolida,
promete vengarse… y Soledad no es la que era.

Raimundo por fin consigue hablar con esa presencia que le inquietaba. Se llama Eulalio
y ha venido a recuperar lo que le pertenece después de tantos años.

Pepa es consciente de que el pueblo está perdiendo  la confianza en ella y se  lamenta.
Pero  sigue  centrando  su  atención  en  la  desaparición  de  Martín,  y  llegan  noticias
desalentadoras: Mauricio llega con la ropa de Martín ensangrentada.