El secreto de Puente Viejo

 Matías se siente verdaderamente presionado


Este viernes en El secreto de Puente Viejo… Prudencio frena el embiste de Julieta y le propone que se mude a La Casona para buscar pruebas sobre la muerte de Saúl. La chica pone pegas pero se lo piensa, aunque no comparte con su abuela lo que le sucede a pesar de que es evidente que no está bien, tanto es así, que no se resigna a que le den por muerto y exige en el Ayuntamiento que continúen con la búsqueda.

Así, Prudencio explica que quiere luchar por su matrimonio trayendo a Julieta a vivir con ellos, y Fernando le apoya si Julieta accede. Pero tanta apariencia de control del Mesía se ve de pronto entredicha cuando se le ve escribir frenéticamente y con cara de loco una misma frase, una y otra vez: Yo soy Fernando Mesía. ¿Qué le ocurre?

Raimundo quiere retomar las tertulias que en su día celebraba en la Casa de comidas y Matías no puede sino asentir sin mostrar lo que le inquieta la cantidad de carga de trabajo a la que está sometido desde que sus padres se marcharan: se siente verdaderamente presionado. Marcela plantea a Matías la posibilidad de contratar a Consuelo a tiempo completo en el negocio, Elsa va recuperándose poco a poco, aunque sigue sin tener comida y continúa desesperándose.

La llegada de Antolina impide que Isaac confiese la verdad sobre la  muerte de Javier a don Anselmo. Mientras, Isaac sigue recibiendo encargos de la gente del pueblo. Pero Melitón informa a Carmelo de que puede que estén cerca de identificar el cadáver que encontraron, Irene pide a Severo que organice una boda sencilla y normal, es lo que ella quiere.