El secreto de Puente Viejo

María se recupera y vuelve a caminar


Este viernes en El secreto de Puente Viejo… Carmelo encarga a Melitón revisar las acequias y comprueban que efectivamente es lo que afecta a los animales, el agua potable para consumo humano ha sido manipulada. Matías apunta a García-Morales como posible sospechoso y el resto asiente. Carmelo ordena a Melitón localizarlo y que se ocupe de gestionar el asunto ya que, según el alcalde, su reacción ante la catástrofe confirmará o no, su participación en ella. En medio del desconcierto, Carmelo comunica a Severo, Raimundo y Melitón que han empezado a enfermar vecinos de la zona. Se enfrentan a una epidemia.

Esther enreda a su madre y consigue que se encuentre con D. Berengario en la casa parroquial. Con malas artes logra que D. Anselmo les encuentre y éste, censura a su amigo por fomentar esa incómoda situación. D. Berengario y Marina comentan la peculiar situación, ella le cuenta su deseo de marcharse, pero no sin su hija. El cura aprovecha para decirle que el dinero para las deudas, el medio millón de pesetas, está a punto de conseguirlo y Marina se queda bloqueada comprendiendo lo que trama su hija. Se enfrenta a ella, la desenmascara y le reprocha sus verdaderas intenciones, su hija, simula avergonzarse y le suplica tiempo para sincerarse con su padre. Marina decide confiar.

Marcela confiesa a Lola que no tiene pruebas, pero cree que su prometido no le ha dicho la verdad sobre Armero. Prudencio termina confiando a Matías el trato acordado con el usurero, tal y como sospechaba su amigo.

Mauricio despacha con Raimundo las pérdidas sufridas por el agua. Raimundo observa emocionado como su nieta va recuperándose y camina, aunque con mucho esfuerzo. El capataz revisa la finca y el parte que da, es desolador: cultivos, frutales y ganado, todo perdido. La Montenegro cree que, lo mejor, es que el agua lo engulla todo ya que la ruina es total.