El secreto de Puente Viejo

María Castañeda, ¡Todo por Amor! en ‘El secreto de Puente Viejo’


¿Qué haríamos por amor? El amor es un sentimiento que hace que nos sintamos capaces de todo, y ante todo que aquello que anhelamos, sea posible. Te eleva a lo más alto y te hunde en lo más profundo. Y hete aquí, que el amor es el centro del Secreto de Puente Viejo. El amor. Hermosa palabra, algo que últimamente se había diluido.

Pero hoy me voy a centrar en María Castañeda y el amor que siente por su esposo Martín Castro, o como ella le llama Gonzalo, un amor más allá de la vida.

Ambos, sufrieron lo indecible, situaciones extremas que nos han dejado tantos sinsabores como los momentos más mágicos y dulces que la serie nos ha podido ofrecer, en todos sus más de novecientos capítulos. Y ahora nos volvemos a encontrar, ¡gracias a dios!, con una trama que vuelve a poner las cosas en su lugar, y a María en el eje principal, dónde nos vuelve a deleitar con su buen hacer y su maravillosa interpretación, para regocijo, de los fieles seguidores de esta gran pareja, la pareja protagonista, Martín y María.

Ahora le toca a ella, luchar por amor. Ha llegado el momento de tomar una ardua pero necesaria decisión. Después de leer la carta de Martín y descubrir que las dudas que le sembraron sus palabras, se disiparon, tras abrir la tumba de Gonzalo y comprobar que estaba vacía, fue cuando María sacó todo su arrojo y coraje, por amor, por su amor, y el de Esperanza su hija a la que pide perdón antes de abandonar el Jaral, ha decidió coger al toro por los cuernos e ir a buscar la verdad. ¿Quién dijo que era una niñata consentida? ¿Quien dijo que era una mema empedernida?

María ha sido y será una mujer de los pies a la cabeza y ahora lo vuelve a demostrar como en tantas ocasiones lo hizo por amor. Cuando dejó plantado en su pedida a Fernando, o cuando confesó delante de todos que había yacido con el padre Gonzalo, entre otras… Y me alegro de que por fin, le hayan dado una trama, la lástima que haya tenido que ser tras la marcha de Jordi Coll, porque desde su tan ansiada boda, los habían relegado a un rincón. Pero no hay  mal que por bien no venga, y hoy por hoy es una de las tramas que más me gusta y que me vuelve a enganchar, igual que a los fans de Puente Viejo, porque en esta trama se vuelve a ver de nuevo, el amor, el amor en primera línea, y seguimos teniéndolos a ellos dos de protagonistas, esperando que de un día a otro encuentre a su esposo y le vuelva a abrazar.

María, va a sacrificarse por Gonzalo, necesita saber de él ahora que sabe que vive. ¿Pero dónde está? La única manera es marchar a la Casona, y lidiar con un toro y convivir con una víbora, porque no nos podemos olvidar de Francisca Montenegro, artífice de todo lo acontecido con sus nietos, sean cuales sean, y por el motivo que sea, los manipula a placer.

Lo ha hecho con Martín,  adelantándose a su reacción, y sabiendo de su nobleza, vaticinó la decisión de marchar hasta el otro lado del mundo, para limpiar el buen nombre y la honra de su padre, lo ha hecho con Aurora, valiéndose de la bondad de su nieta, utilizó a Bernarda para manipular el noble corazón de la muchacha, para después usarla a su antojo, y lo hace con Bosco, utilizándolo también para sus propósitos, y hacer de él un Montenegro de los pies a la cabeza,  cosa que hoy por hoy veo, que esa manipulación, la ha perdido con su ahijada, a la que subestima. María, hace tiempo que abrió los ojos y ahora valiéndose de su escuela, del aprendizaje de  su madrina, lo usará para su propósito y para su venganza, y por eso ha decidido entrar en el nido de la víbora, sumisa y servil a los ojos de la Doña.

Según los avances, María se acerca peligrosamente al falso Tristán. Ella sabe que su supuesto cuñado, la llena de atenciones, se desvive por ella, le lanza requiebros, que ella acepta y permite para acercarse a él. Pero, María no sabe hasta qué punto este impostor puede ser peligroso, y le tiende varias trampas en las que de momento, cae de cabeza., pero… ¿Leonardo, lo hará expresamente? ¿Estará jugando con ella? ¿Querrá saber hasta dónde está dispuesta a llegar? ¿Se aprovechará de su inexperiencia?

Supongo que María no tiene nada que perder y mucho que ganar. Por eso cuando vemos en el avance que  Tristán la descubre en su alcoba, dónde intenta  mirar en su pasaporte, su verdadero nombre, no tendrá más remedio que seducirlo para que no sospeche de su visita, y así vaya cayendo en su red y poder seguir con su plan.

No creo que vaya más allá de un simple beso, o de intento de ello, creo que María, sabrá salir del paso en  el momento preciso. Pero creo que, María está dispuesta a todo, por amor, por recuperar a su marido, por saber que ocurrió, por saber dónde se encuentra, sobre todo, saber si su querida madrina está involucrada, en la falsa muerte de Martín.

Estamos acostumbrados, a que sea la doña la que manipule,  pero ahora María, que siempre ha sido utilizada,es quien manipulará, y ya lo ha empezado ha hacer. Usará a todo el que la rodea, entablará vínculos con todos los habitantes de la casona, y se valdrá de todo lo que tenga a su alcance para desenmascarar al impostor y con él a su madrina.

Pero ¿descubrirá con facilidad, lo que anda buscando? ¿Será Leonardo quien sabiéndose manipulado, intentará vengarse de ella? o ¿será Francisca, que al sentir el acercamiento entre ambos, pondrá fin al falso Tristán y este en venganza le confesará a María todo el entramado? A mi parecer, una trama muy acertada y muy jugosa, esperando a la vuelta de Martín. Pero para eso, para poder tener respuestas a estas preguntas, todavía tendremos que esperar.