El secreto de Puente Viejo

María Castañeda: su evolución de niña a mujer


Desde el comienzo de su emisión, ‘El Secreto de Puente Viejo‘ ha reunido a decenas de personajes. Como consecuencia de ello, la mayoría han sufrido una gran cantidad de cambios, tanto físicos como en su carácter. Pero, sin duda, en uno de los personajes que más se demuestra esta transformación es en María Castañeda.

María comenzó sus andanzas en la serie (hace ya más de 650 capítulos) como una niña muy dependiente de su madrina, Francisca Montenegro. Por más que sus familiares y amigos se esforzaban en abrirle los ojos y demostrarle que su madrina no era tan buena como ella creía, María la defendía por encima de todo y de todos. Pero la vida le hizo madurar.

Tras casarse con un monstruo que la violentaba constantemente, María aprendió a luchar por lo que quería. Se dio cuenta de que la vida no era el camino de rosas que ella pensaba, sino que en muchas ocasiones aparecían más espinas de las que deseaba, pero a las que tenía que vencer si quería ser feliz.

A pesar de todo, volvió a pecar de ingenuidad en varias ocasiones, llegando a defender a Francisca por encima de las opiniones de sus más allegados, entre ellos Gonzalo. No era capaz de observar el daño que esa mujer había hecho a personas muy queridas para ella. Tenía miedo de descubrir cómo alguien que le había regalado tanto cariño podía atesorar a la vez tanta maldad.

Pero, esa María ya es pasado. Esta semana la hemos visto desenterrar ella sola la tumba de Gonzalo e incluso regresar a la Casona. Eso sí, no como aquella niña inocente que bajaba las escaleras para dar un beso a su madrina. Ahora vuelve convertida en una mujer dispuesta a obtener la verdad sobre el paradero de su esposo. Esa ingenuidad que le caracterizaba se ha transformado en perspicacia, arrestos y valentía.

Todo esto ya lo demostró al aguantar las vejaciones de Fernando Mesía o al permanecer encerrada en una cárcel y un convento durante su embarazo, pero ahora se manifiestan de la manera más clara posible porque ha llegado el momento de luchar por lo que más quiere: su marido y su hija. Eso sí, ¿logrará María Castañeda cumplir con su objetivo?