El secreto de Puente Viejo

Llegan malas noticias del juzgado para D. Ignacio


Este miércoles en El secreto de Puente Viejo… Raimundo detalla a Marcela su periplo de los últimos tiempos. Francisca y él, fueron a Madrid, pero la añoranza les pudo y se fueron apagando hasta decidir tomar distancia el uno del otro. Han pasado dos meses, añora a su mujer y  ha regresado por si ella hubiera decidido hacer lo mismo.

Marcela le cuenta que Matías cumplía cárcel por sublevarse y amotinarse, pero en una carta recibida hace dos meses indica que ha sido amnistiado. Lo triste es que desde entonces, no se ha puesto en contacto con ella. Desde la plaza Tomas observa su llorera.

Ignacio alaba la rectitud de Pablo y su eficacia durante el secuestro. Pablo quiere contarle sus amores con Carolina, pero no se ve capaz. Carolina se lo reprocha y le reta a contarlo antes de su marcha a la mili. Marta y Rosa no pueden dormir, siguen afectadas por lo sucedido.

D. Ignacio comenta con Urrutia la llegada de una nueva maquinaria a la fábrica y, de paso, le agradece su entrega y valentía en el secuestro. Rosa tiene un encuentro muy cautivador con Adolfo. Marta pide a su padre retrasar la vuelta a Bilbao alegando lo convulso del panorama político y él, se queda encantado de posponerlo. Llegan malas noticias del juzgado para D. Ignacio.

Tomas comenta a su madre y hermano la llegada de Raimundo y la marquesa les pone al día de quién es y la alegría que le daría si viene a recuperar La Casona. Para ella, echar a los Solozábal de allí sería un placer. La marquesa y sus hijos se acercan a la plaza con la idea de agradecer a Dios el desenlace del secuestro y hacer un donativo a D. Filiberto.

Tomas no quita ojo a la posadera y Adolfo repara en ello. El capitán Huerta y Mauricio llevan a la casa de la marquesa una citación judicial para que Adolfo declare sobre el secuestro.