El secreto de Puente Viejo

Las hermanas Solozábal descubren el secreto que guarda Manuela


Este martes en El secreto de Puente Viejo… Marcela y Matías se sorprenden al ver a Francisca entrar en el hostal y tras los primeros saludos, le avisan de las idas y venidas de Raimundo buscándola. La de Montenegro les dice que se alojará en casa de la marquesa y les agradecerá que le avisen, si reciben noticias de su marido. Ninguno de los tres detecta que Campuzano, el lugarteniente de Doña Eulalia, está vigilando.

Marta pregunta a Matías por Mauricio para entregarle el donativo de los de El Viso, pero él posadero le asegura que, con la llegada de Francisca, el alcalde tendrá otras prioridades. Dolores acaba con la paciencia de Alicia, a la que interroga,  haciendo cábalas sobre si se liará con el capataz, con Adolfo, o con Tomas, en su nuevo trabajo.

Marcela avisa a Mauricio que lo de su embarazo ha sido una falsa alarma y de paso le informa del regreso de Francisca, pero por la cara que pone el alcalde, suponemos que se acaba de enterar. Mauricio se presenta en La Habana a ver a Francisca.

Campuzano informa a Doña Eulalia que, tal y como habían previsto, al correr el rumor de su muerte, Francisca ha salido de su escondite y se pasea por Puente Viejo, por lo que deben seguir con el plan trazado y elegir un buen escondite donde encerrarla y culminar su venganza. Antoñita informa a Mauricio que Francisca no puede recibirle y el alcalde se queda sorprendido por su negativa.

Adolfo y Tomas persisten en saber dónde viajó su madre, pero la marquesa insiste en preservar su intimidad. Tomás despeja las dudas de Alicia, convencida de su despido y le explica que nadie ha cavilado al respecto. Tomás descubre que su madre ha cursado un talón por valor de 35.000 pts, pero ignora cuándo y a quién.

Pablo informa a D. Ignacio, la inesperada llegada de un compañero de cuartel que, al parecer, llevaba días siguiéndole para asegurarse que no había peligro hasta que se ha presentado buscando ayuda. Pablo le ha entregado sus ahorros y víveres y Solozábal se conmueve, orgulloso de su generosidad, pero al mismo tiempo preocupado, previene al capitán Huertas que decide reforzar la seguridad en La Casona. Carolina, al enterarse, se presenta en la fábrica para asegurarse que Pablo está bien. Pablo le confiesa estar confuso, no sólo con ella sino también con el resto.

Rosa comenta con Marta la buena sintonía que tiene con la marquesa y se enfada al escuchar ciertas reservas de su hermana que no cree que Doña Isabel sea tan estupenda como Rosa cree. Interrumpe Carolina, un tanto angustiada; debe impedir que la carta para su madre llegue a Correos. Ha reflexionado y cree que no ha sido buena idea contarle su romance con Pablo, intuye que la va a desestabilizar y sus hermanas deciden ayudarle. Rosa descubre que Manuela guarda todas las cartas que le han escrito a su madre durante años y le exige una explicación.