El secreto de Puente Viejo

La vuelta de Dolores hace llorar de la emoción a Onésimo, abandonado por todos


La marcha de Gracia, Hipólito y Tiburcio ha dejado muy solo a Onésimo. Intenta entretenerse con la radio buscando nueva información que pueda interesar a Puente Viejo, pero no para de pensar en sus amigos. Otra de sus disparatadas ideas es jugar a que es dos personas diferentes, ¡se le está yendo la cabeza! Cuando nada podía irle peor, entra Dolores por la puerta y ¡no puede estar más contento!