El secreto de Puente Viejo

La historia de Severiano ‘el Guapo’ y Emilia en Puente Viejo


Estos días no se deja de mencionar a un personaje del pasado de Puente Viejo: Severiano ‘el Guapo’. Emilia y Alfonso están tensos por culpa de lo sucedido en el pasado con este personaje. Alfonso ve que su historia con Emilia se asemeja bastante con lo que está ocurriendo entre Prado y Sixto. Pero, ¿quién era Severiano? ¿Alguien se acuerda de él? Regresemos al pasado para saber quién es.

Prado está enamorada de Sixto, el hijo del encargado de las obras de la iglesia de Puente Viejo. Por medio de buenas palabras y requiebros, la joven ha caído rendida a sus encantos y está encandilada con él. Sin embargo, las intenciones del muchacho no son tan inocentes como quiere creer Prado. Lo único que realmente le interesa es aprovecharse de ella y después si te he visto no me acuerdo.

Matías le contó la historia a Alfonso, quien no ha tardado en hacer un paralelismo entre la historia de los chicos con la que él mismo vivió de joven con su esposa, Emilia. Para saber lo que ocurrió hay que retroceder hasta la anterior etapa de la serie.

Emilia era una joven casadera que trabajaba ayudando a su padre en la casa de comidas. Alfonso estaba enamorado de ella y le hacía pequeños regalos de forma anónima para poco a poco ir captando su interés. Pero todo se torció cuando apareció en el pueblo un amigo de la infancia, Severiano, apodado ‘el Guapo’. Por el sobrenombre que tiene ya se puede uno imaginar la razón del nombre. Y es que además de apuesto el joven tenía labia y conseguía llevarse de calle a todas las mozas que se le ponían delante.

Una de esas jóvenes fue Emilia. Se fijó en ella y trató por todos los medios de hacerse con sus favores. Le regalaba los oídos, le hacía presentes y llegó incluso a hacer locuras como meterse en la fuente de la plaza del pueblo y declarar su amor por ella para que fuera su novia.

Uno de los hechos que hizo que se fijara más en él fue que como los regalos que Alfonso le hacía eran enviados de forma anónima, ella pensaba que venían de parte de Severiano, lo que hizo que se fijase aún más en él. En principio le rechazó, pero finalmente cayó en sus brazos y llegó más allá, se acostó con él.

Después de que ella se le hubiera entregado, Severiano no quiso saber nada más de ella. Alfonso mientras sólo la veía sufrir por otro mientras él intentaba sin éxito que se fijara en él. El problema vino cuando Emilia descubrió que estaba embarazada. Fue humillada por el pueblo entero por haberse quedado encinta sin estar casada. Ante esta situación ella al fin se dio cuenta de que quien realmente la quería era Alfonso y poco tiempo después se casaron.

Sin embargo, poco tiempo después regresó Severiano reclamando el niño que Emilia llevaba en su vientre, pues era el padre biológico. Gracias a la intervención de las autoridades y al largo historial de conquistas y malos actos del joven consiguieron librarse de él. De esta forma, formaron una feliz familia con el nacimiento de María.

Emilia se siente como una madre respecto a Prado, por ello no puede evitar protegerla y tratar de impedir que a la joven le suceda lo mismo que a ella cuando tenía su edad. Parece que Prado al fin ha abierto los ojos y se ha dado cuenta del tipo de persona que es realmente Sixto. Poco a poco se irá recuperando sin haber cometido el mismo error que cometió su tía.