El secreto de Puente Viejo

Juanita, la alegría de la familia Castañeda


Los Castañeda no ganan para disgustos, pero por fin parece que las aguas vuelven a su cauce. La familia está unida y es feliz de nuevo. Uno de esos motivos es Juanita, la hija de Mariana Castañeda y Nicolás. La pequeña se ha hecho de rogar y su nacimiento no estuvo exento de problemas. Ahora mismo es la alegría de la casa en la familia Castañeda y parece que lo seguirá siendo en un futuro.

Gracias a su nacimiento surgieron nuevas tramas en su momento y puede que en el futuro vuelva a tenerlas, pues al fin y al cabo es un miembro más de la familia y en Puente viejo nunca se sabe qué es lo que puede ocurrir.

La separación de Alfonso y Emilia, la venta del Jaral, la marcha de Aurora con el pequeño Beltrán, el descubrimiento por parte de Rosario de que Alfonso estaba metido en peleas ilegales… Son sólo algunos de los acontecimientos que han marcado a la familia Castañeda en los últimos tiempos. Pero hay algo que siempre les ha mantenido felices. El mismo nombre de la niña ya es una alegría para la propia familia: Juanita. El nombre fue elegido como homenaje a Juan, el hermano Castañeda que murió hace años, en la anterior etapa de la serie. Recordar que fue asesinado por una antigua novia inducida por doña Francisca.

Ha supuesto sobre todo una ayuda a la pobre Rosario. Su vida ha dado una vuelta de 180º tras haber tenido que abandonar el Jaral, su casa durante años, tras su venta. Además, la infelicidad de Alfonso tras su separación con Emilia también tocó el corazón de la pobre mujer. Preocupada por ello, le siguió y resultó herida de gravedad por los organizadores de las peleas ilegales, pero por suerte ya está repuesta. Mientras, siempre ha habido algo que le ha hecho sonreír: su nieta Juanita. Y es que la pequeña ha alegrado sus corazones y ha permitido que superen esos duros momentos de forma más dulce. Pero no todo fue bien. Recordemos cómo llegó la pequeña a tan querida familia.

Cuando Mariana y Nicolás contrajeron matrimonio, ella estaba continuamente preocupada porque no se quedaba embarazada. Su gran ilusión era fundar una familia pero parecía que el momento no iba a llegar. De hecho llegó a pensar que era estéril por su edad. Sin embargo, la fortuna estaba de su lado.

Su matrimonio se encontraba en el peor momento. Nicolás se había marchado a Murcia engatusado por su madre y su amigo Genaro porque su madre pensaba que Mariana no era suficiente mujer para él, ya que es de otra clase social. La propia Mariana le engañó para que así lo creyese.

Fue durante esos días cuando descubrió que por fin estaba encinta. Un acontecimiento algo agridulce por la situación en que se encontraba, pues veía que tendría que salir adelante ella sola. Pero Nicolás descubrió toda la verdad y volvió con ella. Entonces la felicidad fue plena.

El nacimiento se ha hecho de rogar. La pareja quería acudir a un hospital de la capital para que allí naciese el bebé por si el parto se complicaba, como sucedió con Pepa o con María. Recordar que en aquella época no era lo común, las mujeres tenían a sus hijos en casa. De hecho, Rosario no dejó de insistir en que ir al hospital era una locura, una tontería de los nuevos tiempos, de las mujeres débiles, que los hijos había que tenerlos en casa.

Pero el viaje se truncó. Cuando iban de camino tuvieron un accidente con el coche y Mariana se puso de parto en una choza en mitad del campo. Nicolás ayudó a que la cría viniese al mundo. Desde entonces en casa de los Castañeda sólo se respira felicidad. Algo empañada por la separación de Emilia y Alfonso, pero felicidad al fin y al cabo por tener un nuevo miembro en la familia.

Maríana ha cumplido su sueño, tener una hija y fundar una familia, y Rosario no puede ser más feliz al ver que su única hija ha sido madre. Esperemos que las tramas que se desarrollen traigan buenos momentos para Juanita y con ello más momentos de felicidad.

 

Haz clic aquí para ver más fotos