El secreto de Puente Viejo

Hernando le planta cara a su amenazador: “Ahora soy yo quien va a hablar”


El día en el que Hernando ha de pagar su deuda ha llegado y no tiene dinero para hacer frente el gasto. Las amenazas aumentan, advirtiendo de que si no hace el abono inmediatamente la deuda irá incrementándose. Hernando se pone firme e intenta coger las riendas de la conversación. ¿Frenará así las amenazas o solo conseguirá agravar más la situación?