Francisca mira con nostalgia por la ventana sin saber que su marido se encuentra cerca de allí

Este miércoles en El secreto de Puente Viejo… Cuando Marta y Adolfo están a punto de besarse, ella se retrae, a pesar de la insistencia del joven, tiene claro que está traicionando a su hermana. Decide que se acabó su papel de mensajera y se lo comunica a Rosa, no está dispuesta a ser su celestina.

Carolina presiona a D. Ignacio y al Capitán Huertas para tratar de aliviar la situación de Pablo. Carolina se desahoga con Encarnación, pero aparece Alicia y reprende a su madre por ser afectuosa con los que sirve. Rosa intenta comprender la negativa de Marta, pero su hermana solo le cuenta que la marquesa ha descubierto el romance y quiere evitar disgustos.

Llega Ramón, el primo auditor, e informa a D. Ignacio que el castigo familiar se ha levantado, debe regresar a Bilbao a gestionar una de las empresas del grupo. Un periodista, al que no vemos la cara, continúa investigando a D. Ignacio al que identifica como un asesino.

Matías retoza con Alicia y se siente culpable del engaño, pero no puede evitar dejarse arrastrar por la pasión que se desata entre ambos. Raimundo quiere ver a su nieto, pero Marcela cubre a su marido y el de Ulloa simula creerse el engaño. Marcela decide encararse con Matías y preguntarle si es cierto su lío con Alicia.

Francisca extraña tiempos mejores y encarga a Antoñita que le traiga flores de un campo al que ella solía acudir con su marido. Tomas se percata de la desazón de su hermano y a pesar de su insistencia, solo atisba a saber que sus cuitas se deben a Marta, la mayor de las hermanas.

Antoñita recoge flores para Francisca y coincide allá con Raimundo, pero la sirvienta se marcha en cuanto el señor le pregunta si conoce a su mujer. Francisca mira con nostalgia por la ventana sin saber que su marido se encuentra cerca de allí.