El secreto de Puente Viejo

Fernando Mesía reaparece


Este martes en «El secreto de Puente Viejo«: Lewis, para sorpresa de Terence, asegura a su hermano que ha venido a pedirle perdón y a ayudarle a limpiar su nombre, pero Terence no se fia. Aurora y Gonzalo llegan a tiempo de que Conrado les explique lo sucedido en casa del ingeniero jefe de la presa. Francisca explica a Gonzalo que quiere asistir al bautizo y Gonzalo le da permiso con sus condiciones.

En el capítulo de mañana

Lewis, para sorpresa de Terence, asegura a su hermano que ha venido a pedirle perdón y a ayudarle a limpiar su nombre. Pero Terence no parece fiarse demasiado de su hermano, eso dice a Emilia y Alfonso en privado. Terence, no obstante, decide seguir la corriente a su hermano, aunque con don Anselmo y Alfonso se sincera: todo es una trampa.

Conrado está en la casa de Evaristo, el ingeniero jefe. Da la sensación de que él sea el responsable de los asesinatos. Aurora está cada vez más preocupada. Sigue sin haber rastro de Conrado. Irá a Otero con Gonzalo. Llegan a tiempo de que Conrado les explique lo sucedido. Isidro impide, en el último momento, que su hermano venda la granja. Se quedarán, esa es su tierra. Fulgencio convence a Francisca para que convoque al Gobernador y otros ilustres a la Casona. Entretanto, Francisca explica a Gonzalo que quiere asistir al bautizo y Gonzalo le da permiso con sus condiciones.

Hipólito busca métodos para hacer llover. Se decanta por las supersticiones que Raimundo conoce y deciden recurrir a sapos para provocar la lluvia, un intento que termina en fracaso. Dolores se lo echa en cara a su nuera. María confiesa a Candela que tiene un mal presentimiento. Sabe que es ilógico, pero lo siente así. María encuentra de forma inesperada la toquilla de Aurora. Se da un golpe y pierde el conocimiento. María recupera el conocimiento. Lo primero que ve al abrir los ojos es a Fernando Mesía.