El secreto de Puente Viejo

El final de Tristán está cerca


Don Anselmo propone pedir clemencia al Rey para evitar el ajusticiamiento del militar.

Dolores empieza a creer que Hipólito ha desertado.

Juan escapa al ver que ha podido herir a un noble. Cuando llega a casa le resta importancia al percance, consciente de que ha faltado muy poco para un final bastante más trágico. Mientras se descubre que la persona que iba en el carruaje no es otra que la duquesa de Caldas y que, con una pierna rota, tendrá que parar en la Casona un tiempo.

Sebastián, engañado por las atenciones de Virtudes, le propone que se lo digan cuanto antes a Gerardo… Sigue pensando que la tiene para él, aunque nada más lejos de la realidad.

Pepa y Tristán se abrazan desde el otro lado de la verja mientras Alberto no sabe la causa de la ausencia de su mujer y empiezan a invadirle los celos. Sin embargo y a pesar de la alegría de reencontrarse, el final de Tristán está cerca: Don Anselmo no tiene buenas noticias y sólo propone pedir clemencia al Rey para evitar el ajusticiamiento del militar.

Dolores se extraña de las explicaciones que ha dado Hipólito para volver y empieza a creer que ha podido desertar extendiendo sus temores a Pedro.

Emilia propone hacer una fiesta de inauguración de la posada arrepentida por las dolorosas verdades que le ha confesado a su padre.