El secreto de Puente Viejo

Carmen le confiesa a Tristán que ella es su verdadera hija


Fernando y Aurora terminan definitivamente su relación. Gonzalo se enfrenta a don Celso: no tiene intención de marcharse de Puente Viejo. María viene a conocer a Carmen y ella, que la reconoce, se emociona al verla. León se muere, mientras Francisca abre las ventanas para acelerar su final

En el capítulo de mañana
María, aunque muerta de miedo por la irrupción de su marido en la habitación, le planta cara y Fernando se va.
Francisca cierra la ventana. Tal y como ella quería, León se ha puesto peor. Todos lamentan el empeoramiento del enfermo mientras Raimundo sigue sin fiarse de Francisca, que manda a Mauricio a avisar a la funeraria, esperando la muerte de su marido.

Gonzalo es simpático con Carmen. La anima a salir más para integrarse con la gente joven de Puente Viejo. Los chicos vienen a comprar y hablan con Carmen, mientras Candela se muestra muy contenta con su ayudante. Don Celso se interesa por lo que todavía puede haber entre Gonzalo y María, para ello el sacerdote se presenta a hablar con María, solo y solemne, sobre el futuro de Gonzalo.

Convencidos de que Aníbal está de viaje, los chicos se dejan llevar por la pasión. Aníbal regresa y pilla a su novia en brazos de otro, pero ese otro es su propio hermano. Aurora hace un pedido a la pastelería y exige que lo lleve Carmen. Aurora se deshace de Rosario enviándola al pueblo con una excusa. Carmen lleva el encargo al Jaral y Aurora se comporta de una forma muy grosera. Se inicia una pela entre ellas justo cuando llega Tristán, momento en que Carmen le confiesa que ella es su verdadera hija.