El secreto de Puente Viejo

Carmelo: “No sé si podré contenerme para no arrancarle el corazón del pecho cuando le vea”


Gracias a Berengario, Severo y Carmelo pueden reunirse con la persona que creen que disparó a Adela. El interrogatorio comienza lo más relajado posible teniendo en cuenta la situación, pero Carmelo pierde los nervios y acaba apuntándole con una pistola para intentar descubrir toda la verdad. El sospechoso niega conocer a Adela, por lo que afirma contundentemente que no tiene nada que ver con ningún disparo.