El secreto de Puente Viejo

 Carmelo muestra su rostro más humilde para pedirle a Raimundo que controle a Francisca


Este lunes en El secreto de Puente Viejo… Julieta y Prudencio discuten: él no se quiere marchar, ella no quiere quedarse aquí. Finalmente, Julieta reconoce ante sus amigas que no sabe qué hacer con su vida, y confiesa que sigue queriendo a Saúl.

Finalmente Prudencio pide ayuda a Francisca respecto a don Ignacio para que investigue qué intenciones tiene con Julieta.  Así, Francisca ordena que le traigan a don Ignacio: ha llegado el momento de hablar con claridad.

A la par, Saúl llega con el pacto al que ha llegado con Larraz; firmarán.

Francisca y Nazario hablan: ¿cómo se le ha ocurrido meter a semejante malhechor en su casa? Consigue convencerla de que también le engañó a ella, dice que no sabía que tenía esas intenciones de desplumarle.

Gracia pide a Nicolás permiso para alquilar el local de la tienda de Mariana. ¡Claro que sí! Además le agradece la sensibilidad de que lo haya consultado con él, pues Gracia ya sabe que ese local es suyo. Finalmente, ésta se lo ofrece a Fe.

Carmelo muestra su rostro más humilde para pedirle a Raimundo que controle a Francisca en lo que al juicio de Severo se refiere. Tiene lugar el último “ensayo” antes del juicio: Nicolás ya sabe por dónde enfocar la defensa. Pero cuando ya Nicolás está listo para ir al juzgado, llegan noticias de que se ha hundido el techo.

Cuando Francisca y don Ignacio se sientan frente a frente, hablan sin tapujos y tranquiliza a la Doña: también él quiere acabar con Julieta.