El secreto de Puente Viejo

Candela se desvanece al escuchar el lloro de su hijo


El hijo de Severo y Candela venía con tanta debilidad que no podía llorar en el momento del parto. Algo que asustó a los padres y todo tenía un motivo: es un niño prematuro y sus pulmones no se han desarrollado como deberían. El niño ha salido adelante pero ahora, la madre, está más débil que nunca y ha caído desmayada.

Comenta y reacciona más abajo, ¡queremos saber qué te ha parecido!