El secreto de Puente Viejo

Avance semanal de ‘El secreto de Puente Viejo’: Severa desaparece tras una discusión con Carmelo


Esta semana, del 5 al 9 de febrero, en ‘El secreto de Puente Viejo’: Julieta cree que Saúl no puede hablar con ella porque está con Laura y se marcha, molesta.

Carmelo confiesa: Estamos cerca de encontrar a Carmelito

Capítulo 1755 (lunes 5 febrero): Severo ha desaparecido tras la discusión que mantuvo con Carmelo

Aunque Saúl explica los motivos, los jornaleros no lo entienden y solo la presencia de Alfonso, Matías y don Berengario evitan un enfrentamiento. Pero con la inesperada ayuda de Prudencio, Saúl consigue que Francisca acceda a replantearse las cosas.

Severo ha desaparecido tras la discusión que mantuvo con Carmelo al enterarse de que no había noticias acerca de su hijo, y nadie le encuentra, ¿dónde estará?

Todos, pero sobre todo Alfonso, están muy afectados por la reanudación del juicio de Mariana; es, sin duda, un golpe que no se esperaban. Alfonso pide una conferencia: necesita hablar con su hermano Ramiro.

Nazaria agradece a Fe su voluntad de apartarse de Mauricio, pero esta deja claro que no lo ha hecho por ella.

Julieta cree que Saúl no puede hablar con ella porque está con Laura y se marcha, molesta. Parece que, poco a poco, las insinuaciones que hace Prudencio acerca de la mutua atracción entre Saúl y la enfermera empiezan a calar en Julieta.  Y también es con la ayuda de Laura, que convencen a Larraz de que hable con la Montenegro. Francisca hace una oferta para resolver el problema. Larraz, digno, la rechaza.

Capítulo 1756 (martes 6 febrero): Emilia recibe una llamada de Aurora que le hace estallar de tensión

Prudencio desconfía de la promesa de Saúl de que Julieta vuelva a sus brazos… a la par, el chico inicia un acercamiento a Laura, la enfermera.

Nicolás confirma la repetición del juicio por el asesinato de Mariana. Alfonso informa a Emilia de la intención de Nicolás de contratar a los mejores abogados posibles.

Larraz no da su brazo a torcer con respecto a la oferta de doña Francisca: no aceptará una compensación bajo manga. Así, la doña da por finiquitado el asunto de la indemnización al hijo de Larraz.

Preocupación por la ausencia de Severo, que se ha marchado al enterarse de que no hay noticias acerca de su hijo; aunque Adela cree que Carmelo no debe culpabilizarse.

Fe y Mauricio se encuentran, pero no hay entre ellos ni un milímetro de aproximación.

Emilia recibe una llamada de Aurora que le hace estallar de tensión, ¿qué habrá pasado? Informa de un terrible ciclón que ha asolado la zona de Cuba donde viven Gonzalo y María: hay miles de desaparecidos.

Capítulo 1757 (miércoles 7 febrero): Saúl conecta de forma natural con Laura

Las noticias de Cuba son terribles, pero Raimundo pide calma a Emilia, pero queda visiblemente afectado por la posibilidad de que haya podido pasar algo a su nieto, algo que tiene que disimular cuando llega frente a Francisca, de quien oculta el verdadero destino de la familia de Gonzalo y María.

La situación empeora cuando Raimundo comunica que ha sido imposible hacer llegar el telegrama… no tienen certificación de que estén vivos.

Severo explica a su llegada que no tiene en cuenta la mentira de Carmelo y entiende qué le movió a engañarle… luego comentan qué habrá sido del pobre Carmelito.

Saúl conecta de forma natural con Laura, con quien puede ser franco, necesita de su ayuda para que Julieta dirija sus ojos hacia Prudencio, algo que hará fácil si cree que él y la enfermera tienen algo… ella está dispuesta a seguirle la corriente. Y así, a Julieta empiezan a llegarle rumores de las idas y venidas de Saúl con Laura, empezando por boca de Emilia. Pero, más tarde, Saúl provoca un encuentro con Julieta para que le sorprenda besando a Laura en plena calle.

Fe sigue haciendo compras para la inauguración con Dolores, que sigue dudando sobre el dispendio, y, efectivamente, parece no tener la conciencia tranquila del todo respecto al dinero que trajo con ella a Puente Viejo: lo saca del maletín que Magdalena le dijo que se llevara con ella.

Alfonso convence a Nicolás para que sea él mismo quien ejerza la acusación en el caso de Mariana. Mauricio informa de la delicada situación que se encuentran frente a una posible revuelta de los jornaleros. Cree que no se enfrentan a un grupo de hombres, sino al conjunto del sindicato.

Capítulo 1758 (jueves 8 febrero): Alfonso confiesa sus temores a Matías

Saúl consigue lo que pretendía: Julieta se marcha confundida y muy dolida; vuelve a casa con el corazón roto por lo que ha visto en la plaza. Prudencio agradece a su hermano la acción y le presiona para que continúa con la farsa: una vez no es suficiente para hundir a Julieta. Francisca descubre que los chicos han armado un plan para alejar a la chica de Saúl y pide estar al corriente. La Doña parece estar contenta con este acercamiento, y es más, hasta lo quiere fomentar y así sonríe sin parar a la pareja, de momento, ficticia.

Alfonso confiesa sus temores a Matías, que el asesino quede libre le atormenta más de lo que se puede confesar…  y éste le promete estar a su lado pase lo que pase. Nicolás, por su parte, ha decidido volcarse de lleno en el caso de Mariana, será él el que se ocupe de la acusación.

Raimundo procura mantener a Francisca ajena a su preocupación por María y Gonzalo en Cuba. Emilia se mantiene profundamente angustiada.

Mauricio y Nazaria mantienen su acuerdo de relación cordial, mientras ella mantiene en secreto a su hijo. Mientras, Fe celebra la inauguración de su negocio; todo el mundo la felicita por la apertura y por la fiesta.

Una mujer mira la foto del hijo de Severo de forma harto significativa…

Y así, Julieta pide explicaciones a Saúl: éste procura dejarle más que claro que no es nadie para él, de forma muy dañina.

Capítulo 1759 (viernes 9 febrero): Severo sigue en su obsesión, nunca abandonará la búsqueda de hijo

Julieta se marcha ofendida por las palabras de Saúl, que al quedarse solo, se siente profundamente miserable por haber herido así a su amor, negando que nunca existiera. Prudencio ofrece a Julieta su hombro para llorar y se aprovecha de las circunstancias. A la par, Laura no está disimulando tanto como aparenta con Saúl, se presta a ayudarle porque le gusta de verdad, aunque, de momento, no se atreve a confesarlo.

Alfonso está desesperado porque las noticias que llegan de Cuba no son buenas. A eso, se le suma la situación del caso de Mariana, y así, se encuentra irascible. Raimundo sigue igual de angustiado, y Francisca, consciente de que algo le están ocultando, decide ponerle vigilancia.

Raimundo propone a Emilia que viajen juntos a Cuba a descubrir qué ha sido de Gonzalo y María. Por otro lado, Emilia acorrala a su marido: quiere que Alfonso le diga qué le pasa y por qué llamó a Ramiro.

Mauricio se queda de piedra cuando Nazaria le dice que tiene un hijo; es por él que lo aguanta todo.

Severo sigue en su obsesión, nunca abandonará la búsqueda de hijo; se lo prometió a Candela y cumplirá su palabra.

Prudencio quiere hablar con Larraz, en vista de que Saúl no puede controlarlo, y es que Francisca está convencida de que, tarde o temprano, habrá una revuelta contra ella por el asunto del hijo del jornalero. Prudencio ha citado a Larraz en terreno neutral: quiere saber si planea algo contra Francisca.

 

Haz clic aquí para ver más fotos