El secreto de Puente Viejo

Avance semanal de ‘El secreto de Puente Viejo’: Julieta no se achanta con Fernando y saca los colores a Prudencio


La semana del 25 al 29 de junio en ‘El secreto de Puente Viejo‘…

Capítulo 1853 (Lunes, 25 junio): Prudencio presiona a Julieta y su esfuerzo parece obtener sus frutos

Fernando demuestra estar completamente desequilibrado.

El chantaje de Prudencio para volver a conseguir a Julieta

Carmelo confirma por teléfono las novedades que ha traído Melitón, al parecer el difunto desconocido vino de Palencia. Mientras, Antolina está mosqueada con Isaac por haber estado a punto de contar la verdad a don Anselmo, se comprometen a no volver a hablarlo nunca, pero entonces ella escucha cómo las mujeres hablan de la posible procedencia del muerto… pero parece que la pista no acerca a las autoridades a la identificación de Jesús, todo lo contrario.

Matías y Marcela ofrecen trabajo a tiempo completo a Consuelo en el negocio familiar, ella pospone la confirmación a consultarlo con Julieta.

Raimundo organiza una tertulia que no resulta como las que recordaban, y el problema es suyo. Matías está preocupado por el estado de ánimo de su abuelo y se presenta a ver a Fernando, dejándole claro que no permitirá que le haga daño.

Prudencio presiona a Julieta y su esfuerzo parece obtener sus frutos, parece que empieza a valorar la idea de mudarse a la Casona para conseguir pruebas de la implicación de Francisca o Fernando en la muerte de Saúl; pone una condición.

Severo e Irene explican a Carmelo y Adela que van a casarse sin más planes ni estrategias. La casa de Isaac amenaza derrumbarse durante una visita de don Berengario.

Capítulo 1854 (Martes, 26 junio): Elsa busca la forma de huir de su encierro

Pasado el susto inicial, Antolina, Isaac y Don Berengario corren hacia el interior de la casa para ver qué ha ocurrido y si la casa sigue en buen estado: Se ha caído una viga de una de las habitaciones interiores y la avería es grave. Matías ayuda a sus amigos a reparar la casa.

Lejos de allí, Elsa busca la forma de huir de su encierro.

Julieta pone como condición para ir a vivir con Prudencio que pongan la casa en la que vive ahora a nombre de su abuela. Contra todo pronóstico, Fernando no se opone a que Prudencio dé la casa a Consuelo. Por otro lado, Julieta aconseja a su abuela que acepte la oferta de trabajo de los chicos. Luego llega la sorpresa, Prudencio ha conseguido poner la casa a nombre de Consuelo en tiempo record, pero la mujer se asusta con el movimiento: lo entiende como el regalo póstumo de su nieta.

Raimundo se entera de que Matías se enfrentó con Fernando y éste dice que admira al chico. Raimundo no quiere que Matías se meta en líos con Fernando, pero él solo quiere dejar claro que puede contar con él. Antolina se queda lívida al saber cuáles fueron las últimas palabras de Jesús.

Capítulo 1855 (Miércoles, 27 junio): Adela sigue disimulando y no dice a nadie que está recibiendo anónimos

Antolina reacciona “bien” y resta importancia a lo dicho por Jesús, le convence de que seguramente no fuera más que un intento por emponzoñarle el corazón antes de morir y éste valora que así puede ser. La chica aprovecha para acercarse a él y besarlo, pero Isaac se mantiene firme en su distancia.

Adela recibe una dura amenaza de Pérez de Ayala

Elsa empieza a trenzar una cuerda con las sábanas de su cama. Jura que saldrá de su encierro, aunque sea despeñada.

Julieta es imprecisa en su respuesta, acude a La Casona porque ya no le quedan esperanzas y solo pide a su abuela que sea comprensiva. Y así, la chica se muda a La Casona, aunque nadie salvo Prudencio salga a recibirla.

Don Berengario regala el tinte a Paco el del Molino, con todo cariño, de parte de Onésimo, y cuando se le pone el pelo verde, quiere matar al Mirañar.

Adela sigue disimulando y no dice a nadie que está recibiendo anónimos. No es la única que teme el embite del destino, Severo e Irene también se muestran ansiosos por lo que pueda hacer Fernando de cara a estropearles la boda, y aunque Raimundo no sabe nada, en efecto Fernando planea boicotearla.

Tras el posible rastro de Palencia, en el Ayuntamiento se sigue sin noticias de nadie “interesado” por el cadáver y no saben qué hacer con él. Raimundo, muy misterioso, viene al Hotel a hacer una llamada que no puede hacer desde La Casona.

Capítulo 1856 (Jueves, 28 junio): Fernando tranquiliza a Raimundo con respecto a la boda y llega Julieta a la Casona

Mauricio no consigue que Fernando recapacite con respecto a sus planes para la boda de Severo. Fernando tranquiliza a Raimundo con respecto a la boda y llega Julieta a la Casona. Pese a las tranquilizadoras palabras de Raimundo, Carmelo cree que no deben bajar la guardia. Irene se prueba el vestido de boda y Adela oculta su preocupación por los anónimos.

Fernando Mesía, dispuesto a acabar con la felicidad en Puente Viejo

Isaac le cuenta a Matías que tuvo un escarceo amoroso con Antolina mientras, lejos de ahí, Elsa ya casi tiene lista la cuerda que está trenzando para escapar.

Marcela le plantea a Antolina la posibilidad de “conocer” a algún mozo puentevejino. Fernando ironiza sobre la educación de Julieta sin saber que ésta le está escuchando.

Capítulo 1857 (Viernes, 29 junio): Elsa, a punto de despeñarse en su huida

Don Anselmo confirma a Isaac y Antolina que la investigación sobre el muerto se aleja de ellos. Antolina intenta celebrar con Isaac la suerte que están teniendo respecto al cadáver, pero él se niega. Marcela prepara una cena entre las dos parejas con Antolina e intenta sonsacarle, sin éxito.

El dramático destino de Elsa encerrada en un castillo

Elsa inicia su huida empezando a descolgarse por el ventanuco, pero la cuerda que ha preparado no aguanta y está a punto de romperse.

Julieta no se achanta con Fernando y saca los colores a Prudencio: no va a dejar que se rían sin más. Raimundo entiende perfectamente la indignación de Julieta y se propone formarla, si ella quiere. Julieta está triste y se desahoga con Prudencio. Éste confunde los términos y la besa apasionadamente.

Tiburcio ha trucado la báscula para conseguir que Dolores olvide su problema con el peso, y lo logra. Severo e Irene cierran los flecos relativos a la boda ajenos a la amenaza que se cierne sobre ellos.

Melitón avergüenza a Paco el del Molino en público y al padre de Marcela no parece gustarle nada.

Fernando explica su plan a Mauricio y éste teme por la respuesta de Severo. A la par, Raimundo trata de concienciar al capataz de lo malo que sería que hubiera un boicot en la boda de Severo e Irene.

Haz clic aquí para ver más fotos