El secreto de Puente Viejo

Avance semanal de ‘El secreto de Puente Viejo’: Emilia sufre graves amenazas y actos del General Pérez de Ayala


La semana del 23 al 27 de abril en ‘El secreto de Puente Viejo‘…

Capítulo 1809 (Lunes, 23 abril): Francisca entra en la habitación de Fe y se queda a solas con ella

Matías exige ver a sus padres. El General Pérez de Ayala, promete gestionar la visita.. Éste presiona a Emilia hablándole de Matías y ofreciéndole un manjar a cambio de que delate a su marido, pero ella se mantiene firme.

Finalmente, el General cambia de estrategia y ofrece confort y comida a Emilia a cambio de nada… pero en cuanto bebe, cae desmayada en su celda. Parece que todo era parte de una estrategia, pues dejan pasar a su marido a la celda y así Alfonso ve con sus propios ojos que Emilia tiene un trato de favor, respecto a él. Pérez de Ayala ofrece a Alfonso las mismas prebendas que a Emilia… si habla de una vez.

Prudencio no ataca a Julieta, se limita cambiar las hierbas de un frasco por el veneno que él mismo ha traído. Y es Consuelo quien toma las hierbas envenenadas que le puso Prudencio.

Nutrida clase de sevillanas: Gracia está eufórica, feliz al sentirse tan arropada.

Irene, sin dar ninguna explicación, se niega a seguir adelante con sus artículos contra el General, Severo queda pasmado, pero es que no sabe que Ayala le visitó. Cuando Severa comenta el cambio de postura con sus amigos, llegan a la conclusión de que algo grave ha debido ocurrirle. Así, ante la presión de Severo, ésta confiesa que recibió la visita del General.

Francisca entra en la habitación de Fe y se queda a solas con ella. ¿Con qué intenciones?

Capítulo 1810 (Martes, 24 abril): Cuando está a punto de fugarse con Saúl, Julieta dice que no puede hacerlo

Francisca, extrañamente, solo ha venido a pedirle a Fe que no se muera. Irene y Carmelo evitan que Severo vaya a enfrentarse al General Pérez de Ayala. Irene agradece a Severo su intención de protegerla, se siente querida… él también: saltan las primeras chispas entre ellos. Sin embargo, Severo enfurece cuando Carmelo le plantea la posibilidad de rehacer su vida junto a Irene.

Alfonso no cede ni se cree que Emilia se haya ido de la lengua por mucho que haya visto el trato de favor que le están ofreciendo. Lejos de ellos, Matías busca ayuda y consuelo en su abuelo, pero también él está atado de pies y manos.

Pérez de Ayala finalmente dice no haber podido conseguir el permiso todavía. Y entonces… cambia de estrategia: ¿y si fuera a por Matías y joven su familia? Entonces, Melitón llega con urgencia a pedirles que huyan. ¡Vienen también a por ellos!

Emilia despierta. Sabe que la han narcotizado, pero se mantiene firme, no hablará. Pérez de Ayala le recuerda que hay cosas peores que la muerte.

Gracia se siente dichosa por tanto cariño como ha recibido, y como sorpresa y agradecimiento, compra vestidos adecuados para bailar sevillanas.

Consuelo se despierta indispuesta, pero de momento, no parece que tenga nada grave. En la plaza, los chicos reciben el apoyo de los vecinos aunque todos les previenen de las medidas que pueda tomar Prudencio. También don Anselmo teme que Prudencio esté tramando algo y viene a templar, pero Francisca echa la bronca al cura: debería estar condenando al infierno a los tortolitos.

Saúl y Julieta partirán mañana, a pesar de lo mucho que le duele a la chica marchar así y dejar a su abuela. Cuando están a punto de irse, Julieta dice que no se pueden marchar. ¡Consuelo se está muriendo!

Capítulo 1811 (Miércoles, 25 abril): Pérez de Ayala amenaza gravemente a Emilia con algo que perjudicará su integridad personal

El General Pérez de Ayala no encuentra a Matías ni a Marcela, intuye que alguien les ha avisado de que iba a por ellos, ¿pero quién? El General Pérez de Ayala pide a Raimundo que le diga dónde están Matías y Marcela. El abuelo sonríe pero el militar no encuentra dónde están: en los pasadizos de La Casona.

Mientras, Mauricio le cuenta a la inconsciente Fe lo que está sucediendo con Matías y Marcela.

Ante la enfermedad de Consuelo, Julieta y Saúl deciden posponer el viaje una vez más. El doctor Zabaleta no atina con un diagnóstico para Consuelo, pero propone un lavado de estómago. Después, solo cabrá esperar. Pero Consuelo no mejora y sigue tomando la sustancia natural envenenada.

Severo y Carmelo retoman la conversación sobre su posible relación con Irene: Severo le pide perdón por haber reaccionado tan violentamente respecto a la sugerencia de que la periodista fuera una futura candidata a su corazón.

Gracia agradece la colaboración de todos por contentarla y clausura la academia de sevillanas. Ante la falta de resultados en el encuentro de los muchachos, Pérez de Ayala amenaza gravemente a Emilia con algo que perjudicará su integridad personal… Sin saberlo, Alfonso le grita para que resista.

Capítulo 1812 (Jueves, 26 abril): Severo pide perdón a Candela por albergar sentimientos hacia Irene

Esta vez el General Pérez de Ayala no se detiene en la presión ni las amenazas: sale por la puerta dejando a Emilia con un hombre. La noche pasa, y los guardias se marchan y dejan a Emilia hecha un ovillo.

El General Pérez de Ayala no sólo atormenta a Emilia: para Alfonso tiene otros planes igual de terribles… otros hombres entran a su celda.

Consuelo no ha hecho sino empeorar y Saúl sale en busca del doctor Zabaleta, pero éste sigue sin saber qué le sucede a la mujer, solo se le ocurre limitar más su dieta.

Francisca se interesa por Consuelo y la forma en que Prudencio está manejando la situación; éste le hace ver que ha sido él quien ha evitado que Julieta marche de Puente Viejo. Saúl se topa con Prudencio al salir del colmado y parece que van a enfrentarse. Mauricio acude raudo donde Raimundo para dar la noticia de que Fe está despertando.

Francisca no está conforme con la ayuda que prestan a Matías y Marcela, pero Raimundo no le da opción. Carmelo entiende que Raimundo sabe del paradero de los chicos y solo pide que se le informe a Paco el del molino, que está desesperado por saber de su hija Marcela, a quien cree desaparecida.

Severo pide perdón a Candela por albergar sentimientos hacia Irene.

Capítulo 1813 (Viernes, 27 abril): Fe empieza a reaccionar

Prudencio se muestra dialogante y se confiesa dispuesto a esperar que la anciana se recupere. Saúl se inclina por creer a Prudencio. Julieta, en cambio, piensa que algo trama y no es bueno. Finalmente, Julieta recibe la visita inesperada de Prudencio cuando cuida a Consuelo.

Fe parece que va recuperando la conciencia, pero aún se muestra incapaz de responder a estímulos básicos como entender el habla, así, Raimundo no consigue sacarle información de lo que pasó el día en que la hallaron colgada. Finalmente, empieza a reaccionar… es capaz de asentir y negar, pero no de dar nombres.

Severo se sigue debatiendo entre sus sentimientos hacia Irene y la culpa por la difunta Candela.

Melitón comete el error de dejar el abrigo en el colmado y Dolores aprovecha para revisarle la cartera en busca de pistas de antiguos amores, pero encuentra la foto de un hombre al que abraza.

Raimundo pide a Mauricio que haga un cálculo para determinar cuántos hombres serían necesarios para asaltar el penal donde tienen encerrados a Emilia y Alfonso; intuye que el General debe estar empleándose a fondo en ello, así es: Espinosa se encuentra a Alfonso en un estado lamentable y Pérez de Ayala sigue actuando contra Emilia, dispuesto a quebrar su resistencia al coste que sea.

 

Haz clic aquí para ver más fotos