El secreto de Puente Viejo

Avance semanal de ‘El secreto de Puente Viejo’: Un regreso inesperado revoluciona Puente Viejo


La semana del 23 al 27 de septiembre en ‘El secreto de Puente Viejo‘…

Capítulo 2169 (Lunes, 23 de Septiembre): Marta y Rosa Solozábal enfrentadas por Adolfo

El Capitán Huertas aconseja a  D. Ignacio incidir en que su motivación durante el secuestro no fue política, solo buscaba proteger a sus hijas.

Ambos celebran el resultado, sobre todo porque ha defendido sus ideas republicanas. D. Ignacio está convencido que pronto el pueblo deberá posicionarse y hasta el capitán reconoce que en los cuarteles, muchos comparten esos ideales. Mauricio avisa al Capitán que a D. Ignacio le crecen los problemas, le ha caído una denuncia de los vecinos.

Marta consulta con Manuela un ajuste de un vestido, está decidida a conseguir que Adolfo la invite a un baile que habrá en la Puebla, pero descubre, por casualidad, que Rosa tiene una cita con Adolfo y Marta se traga sus pretensiones.

Adolfo despacha con Maqueda  para ponerse al día sobre el negocio de la mina. La marquesa averigua que D. Ignacio ha salido bien de su declaración y, pregunta al alcalde por la denuncia cursada. Mauricio deja caer que se aprecia cierta inquina en su relación con Solozábal, pero ella se excusa en que es su principal cliente y no quiere que, nada de la fábrica, acabe por salpicarla.

Adolfo pide a su hermano Tomás que le cubra delante de su madre y le explica que ha quedado en salir con Rosa, hija de D. Ignacio. Habla maravillas de ella, pero también de Marta, la mayor, de hecho, le confiesa que primero se fijó en ella durante el secuestro, pero luego, con la que ha coincidido es con Rosa.

Urrutia se encara con su hija Alicia por faltar a la academia, pero ésta, lejos de amilanarse, les  expone el derecho a vivir su vida. Su padre le recuerda que comparten techo y ella asegura que se marchará de casa, momento en que su madre cambia de tema para evitar que la cosa empeore.

Capítulo 2170 (Martes, 24 de Septiembre): La marquesa y su capataz tienen un romance a escondidas

Marta disimula frente a Rosa, al saber que les gusta el mismo hombre. Le sugiere precaución para evitar que su padre se entere y Rosa le pide que le acompañe hasta el lugar de la cita. Marta se sincera con Manuela y le cuenta lo sucedido, pero quitándole hierro y procurando no darle demasiada importancia. Las dos hermanas se dirigen a la cita con Adolfo, Rosa nerviosa y Marta, tensa.

Tomas  le cuenta a su hermano que su madre espera leer su informe sobre las minas, pero Adolfo necesita comprobar si los datos recabados son correctos ya que si está en lo cierto,  los sistemas de extracción están obsoletos y falta seguridad entre los trabajadores.

Marcela  cuenta a Tomás que Adolfo se presentó con piruletas para Camelia e intuye que conoce su relación. Tomas le asegura que no dirá nada. Hablan del futuro y se angustian, pendientes de si Matías llega o no y que pasara después.

La marquesa recibe a Maqueda de excelente buen humor y termina llevándose a su capataz a la cama.  Tomas y Adolfo, comparten intimidades y el segundo le confiesa que se siente atraído por Rosa, pero Marta le gusta muchísimo. Tomás le recomienda olvidarlas.

Mauricio se presenta en  la fábrica y cuenta a D. Ignacio la denuncia verbal y su requerimiento a investigar si la nueva maquinaria tiene las licencias y no es peligrosa. Tanto Urrutia como él, intuyen que ha sido la marquesa y aunque Mauricio calla, su silencio otorga. Solozábal le envía a La Casona a revisar la documentación pertinente, está convencido  de que todo está en orden.

D. Ignacio recibe aviso de Bilbao, les envían un auditor a examinar la gestión del empresario, como hacen anualmente.  La preocupación se percibe cuando Urrutia pregunta a quien envían y D. Ignacio nombra a Ramón Solozábal.

Marcela  faena en el bar y de pronto, aparece Matías.

Capítulo 2171 (Miércoles, 25 de Septiembre): Urrutia y su mujer impotentes ante la actitud de su hija Alicia

Matías ha regresado y el encuentro con Marcela es extraño y un tanto frío. Marcela avisa a Tomas de su llegada y se quedan preocupados.

Marcela rememora los momentos más románticos de su relación con su marido, como la conquistó y, de paso, también los encuentros furtivos con Tomás; está muy confundida y no sabe qué pasará. Matías y Marcela tratan de ponerse al día, pero cada uno tiene sus propias preocupaciones y la charla no fluye. Marcela le habla de la ayuda que ha recibido estos años e incluye en sus menciones a Tomás, pero Matías no parece molestarse por nada.

Ignacio comenta a Pablo su preocupación y la decisión de ocultárselo a sus hijas, por lo menos hasta la llegada de Ramón, el pariente auditor. Pablo intuye que Urrutia sabe algo sobre ese control de cuentas. Adolfo y Rosa disfrutan de una segunda cita y comparten sus gustos literarios.

Marta apremia a su padre para que se sincere y el padre le informa de la llegada de Ramón, el joven auditor que la familia envía este año, un hueso duro de roer. Su padre, por su parte, le pregunta si le pasa algo, le nota nerviosa y Marta calla.

Adolfo pregunta a Maqueda si le pasó a su madre el informe sobre la mina y el capataz contesta que no se ha atrevido, mientras recuerda como acabó su intentona, en la cama de la marquesa. Ambos saben que hay que invertir, pero ella no está dispuesta, si no hay beneficios. Tomas cuenta a su hermano la llegada de Matías y la impotencia que le produce no saber qué les deparará el futuro.

Urrutia y su mujer intentar que su hija Alicia les explique sus planes, ahora que ha abandonado sus estudios, pero ella les pide tiempo y se marcha. Los padres se quedan impotentes ante su descaro.

Capítulo 2172 (Jueves, 26 de Septiembre): La fábrica de D. Ignacio Solozábal en peligro de cierre

Marta quiere regresar a Bilbao y apremia a su padre para que lo considere. Rosa se prepara para una nueva cita y Carolina insiste en saber detalles del romance que Rosa no da.

Pablo  intenta frenar los impulsos de Carolina y posponer el anuncio de su relación. Marta se presenta en la fábrica y exige a Urrutia y Pablo saber lo que le ocultan, tratan de calmarla, pero no lo consiguen. Rosa se pasea con Adolfo y entre risas y coqueteos,  ella toma la iniciativa y le besa.

Carolina importuna a Marta hablándole de Rosa y de su cita hasta que consigue enfadarla. Marta disimula y culpa de su enojo a los problemas de su padre. Urrutia y D. Ignacio, temen que el control saque a la luz temas que prefieren olvidar y el primero le aconseja, que comparta sus preocupaciones con sus hijas, de lo contrario, se enteraran por otro lado y será peor.

Marcela y Matías no parecen muy sintonizados. El reprocha su interrogatorio, no quiere dar detalles sobre los meses pasados fuera de prisión. Marcela repara en que Matías va y viene, ocupado en algo que no concreta. Le sorprende hablando con D. Filiberto y le extraña su tacto con el sacerdote, pero  Matías le explica que vendrán del juzgado a pedir informes sobre su conducta y le interesa parecer impecable.

Matías visita a Mauricio, charlan sobre las novedades locales y por las preguntas de Matías se intuye que está muy al tanto de los asuntos de la mina y de la fábrica. El alcalde le recuerda que debe centrarse en su familia y alejarse de asuntos que no le corresponden. Matías se presenta en casa de Urrutia buscando a alguien y es Alicia quien se presenta como enlace.

Adolfo aconseja a Tomas que mantenga sus rutinas y visite el hostal para evitar rumores, aunque los celos le devoren, debe manejar la situación con mano izquierda. Su madre, la marquesa, visita a Mauricio para saber las medidas tomadas, en lo referente a la denuncia contra la nueva maquinaria de la fábrica de Solozábal y el alcalde les responde que todo está en orden y la documentación en regla.

Capítulo 2173 (Viernes, 27 de Septiembre): un misterioso personaje llega a casa de La Marquesa de los Visos

Matías y Alicia se miden en la charla y por lo que se cuentan, se deduce que ambos forman parte de un grupo dispuesto a cambiar el orden social establecido. A  Matías  le sorprende, que sea una mujer, su enlace en la organización y  lo informada que esta sobre su trayectoria.

Marcela siente que su marido no es el de antes y se lo reprocha, aunque Matías, no parece consciente de su cambio. Urrutia comenta con su mujer la inquietud que le produce la díscola de su hija y ella intenta reconducir a la muchacha con mano izquierda, no cree que, la mano dura, surta efecto.

Carolina presiona a Pablo y este le refiere la visita del auditor y lo que su informe puede suponer. Al parecer, algo sucedió en el pasado que rompió la confianza de la familia en D. Ignacio y por eso vigilan la administración de la fábrica.

Carolina decide hacer público lo suyo con Pablo, pero su intento, provoca una estrepitosa caída del muchacho que interrumpe la declaración. Rosa cuenta a sus hermanas que su siguiente cita será en el jardín de casa, algo que a Marta le parece desacertado y peligroso. Cree que si su padre se entera, no le hará ninguna gracia que se pasee con el hijo de la marquesa y de paso, les comenta a las dos que habrá que ir pensando en el regreso a Bilbao.

Adolfo y Rosa se protegen de la lluvia en la cocina y Manuela les sorprende muy arrimados, algo que le descoloca tanto que cuando Ramón Solozábal, el auditor, se presenta, le confunde con un vendedor y le trata con cierto desaire. Será D. Ignacio quien lo atienda y Manuela se disculpa por el error.

Tomas y Marcela se trasladan sus angustias. Tomas, celoso y atormentado, al saber que Matías ha regresado, y ella, echándole de menos, sabiendo que ahora, las cosas serán diferentes, se debe a  su marido. Maqueda reporta a los hermanos que ha podido arreglar la avería que había en la mina, pero le preocupa el futuro, sabe que necesitan invertir en seguridad y aconseja presionar a la marquesa.

Tomas confiesa a su hermano que ha decidido alejarse de Marcela y aceptar el regreso de su marido. Adolfo no da crédito y cree que es un error; él, jamás podría dejar escapar a la mujer amada ni ser tan generoso como su hermano. La marquesa habla con Tomas y le sugiere que deje a Marcela dado que su marido ha regresado. Tomas se sorprende de que ella esté al tanto de su romance.

Antoñita comenta a la marquesa que el pabellón está ya listo y se pregunta quién será el  huésped, algo a lo que la marquesa responde con una enigmática sonrisa.

 

 

Haz clic aquí para ver más fotos