El secreto de Puente Viejo

Avance semanal de ‘El secreto de Puente Viejo’: Un embarazo inesperado y el secreto que oculta La marquesa


La semana del 10 al 14 de febrero en ‘El secreto de Puente Viejo‘…

Capítulo 2264 (Lunes, 10 de Febrero): Raimundo logra escapar de sus captores

La marquesa y su capataz, cavilan sobre si el alcalde y Francisca, han saboteado el coche. Marcela llama a Tomas para saber cómo se encuentra. Adolfo cuenta a su hermano y amigo que Solozábal les ha pillado a Marta y a él, en estrecha intimidad.

Francisca ordena a Mauricio abortar el encargo de examinar las cosas de la marquesa, es un riesgo elevado y habrá que posponerlo. Iñigo y Doña Isabel les informan que el coche fue manipulado y han dado órdenes de disparar, a cualquiera que se acerque.

Adolfo y Montalvo se van a una timba y pasan la noche jugando a las cartas, pero al amanecer, Montalvo detecta algo raro y se ausenta de la partida. Al poco rato, irrumpen dos hombres que rodean a Adolfo y le exigen saber el paradero de su amigo, pero como el joven no sabe dónde está, le amenazan.

Marta intenta explicar a su padre lo sucedido y su decisión de contárselo a Rosa el día que desapareció. El padre considera que Adolfo en un casanova de medio pelo y justo entonces, reparan que Rosa está escuchando la conversación y se desmaya. Manuela censura a Marta por lo ocurrido, de nada sirven sus excusas, el mal está hecho.

Pablo y su madre estrechan sus lazos; le explica lo mucho que lamentó desprenderse de él, pero está convencida que fue lo mejor a juzgar por el resultado. Manuela intenta mediar entre Marta y Rosa, les recuerda que son hermanas y Rosa confiesa que está embarazada.

Matías se enfrenta a su mujer, le pide obviar los reproches y perdonarse los errores que ambos han cometido. Los dos aceptan enmendarse y su reconciliación parece sincera. Raimundo logra salir de una finca donde le tienen encerrado.

Capítulo 2265 (Martes, 11 de Febrero): Carolina tiene un mal encuentro con la madre de Pablo

Montalvo interviene justo cuando están a punto de terminar con Adolfo. Adolfo le suplica, antes de su desmayo, qué si muere, pida disculpas a Rosa por el daño causado y a Marta, le confirme que la quiere con toda su alma.

Francisca se asegura que Mauricio no tiene nada que ver con el sabotaje y éste le pide que extreme precauciones Adolfo ingresa en el hospital y cuando D. Ignacio y Rosa se presentan, el joven delira e invoca a Marta, por lo que Solozábal intenta disculparlo. Llega Doña Isabel exigiendo información y el Dr. Clemente le previene, será operado en cuanto logren estabilizarlo, pero está muy grave.

Adolfo sufre una crisis en el hospital y se desmaya. Tomas y Montalvo avisan con urgencia al Dr. y el hermano se ofrece como donante ya que Adolfo ha perdido mucha sangre. Está todo dispuesto para la transfusión y el Dr. informa a Tomas de los riesgos que corre, pero no parece importarle. La marquesa irrumpe y desautoriza la transfusión.

Marta y Manuela permanecen atónitas ante la confesión del embarazo de Rosa y la mayor se marcha, furiosa, e incapaz de seguir escuchando. Reciben aviso de que han disparado a  dolfo y que está grave. Marta, angustiada, quiere correr al hospital, pero Manuela le recuerda que debe centrarse.

Carolina aprovecha para contarles la llegada de María Jesús, la madre de Pablo y su decisión de presentarse en el hostal sin haber sido invitada. Llega Carolina, hecha un mar de lágrimas por su desafortunado encuentro con la madre de Pablo.

Rosa regresa e informa a Marta del estado de Adolfo, pero sobre todo viene a exigirle que desaparezca. No sabe si su prometido sobrevivirá, pero si lo hace, le recuerda que va a tener un hijo y no debe dejarle sin su padre.

Campuzano informa a Doña Eulalia de que Raimundo se ha escapado y que tiene a un grupo de hombres y perros buscándolo.

Capítulo 2266 (Miércoles, 12 de Febrero): Mauricio recibe la visita de Francisca, necesita un arma para defenderse

La marquesa se niega a que Tomas done su sangre a su hermano y el Dr. Clemente, se extraña de su cerrazón, pero Doña Isabel alega que prefiere  donar la suya, que tener a sus dos hijos bajo peligro. Rosa, Tomas y Montalvo, aguardan el resultado de la operación y finalmente, el Dr. Clemente les informa que todo ha ido bien.

Rosa es tajante y exige a Marta desaparecer de La Casona, marchar a Bilbao o donde sea, pero lejos. Le recuerda su embarazo y aunque Marta intenta explicarle que ambos se quieren, Rosa se niega a aceptarlo; cree que Marta ha engatusado a Adolfo.

Carolina anima a Pablo a hacer pública su relación con su madre, es lo más razonable y ella está decidida a ayudarle. Rosa informa a su padre de su embarazo y el empresario se siente confundido al recordar, cómo Adolfo, invocaba delirando a su hija mayor y exige que Marta se presente en la reunión.

El capitán Huertas pregunta a Mauricio por su riña con D. Filiberto, pero por el gesto del alcalde, repara en que se ha agravado y le pide contenerse. Mauricio recibe la visita de Francisca, necesita un arma para defenderse. Raimundo sigue huyendo de perros y secuaces, deja su abrigo y cruza un arroyo, borrando su rastro.

Capítulo 2267 (Jueves, 13 de Febrero): Montalvo, amigo de Adolfo, tiene que colaborar para encerrar a los Amaya

Marta asegura a su padre que lo que hubo con Adolfo fue un capricho y se ha acabado, le promete que lo tratará como el padre de su sobrino. D. Ignacio aprovecha para reñir a Rosa por su imprudencia y confía en que Adolfo asuma su papel en cuanto se recupere.

Pablo visita a su madre y animado por Carolina, le convence para conocer a la familia. María Jesús desconfía, no está segura de que resulte adecuado, pero promete pensarlo. Adolfo se sorprende al recibir la visita de Rosa y Marta y da por hecho que todo se ha despejado, pero Marta intenta frenar sus ímpetus y Rosa le impide seguir, está embarazada y van a ser padres.

El capitán se lleva a Montalvo detenido, nadie entiende de qué pueden culparle, si salvó la vida de Adolfo, pero la ley exige interrogarle. El capitán acude al hospital a interrogar también a Adolfo y una vez repasados los detalles comprueba que coinciden ambas versiones, por lo que no cree que Juan tenga problemas con el juez.

Montalvo informa a su amigo que ha tenido que aceptar lo que el juez le ha propuesto para evitar ir preso. Debe ayudar a la justicia a encerrar a los Amaya que ahora quieren venganza. Adolfo aprovecha para contarle las ganas que tiene de sincerarse con Rosa y comprometerse por entero con Marta. La marquesa se repone de la transfusión e intenta frenar el ímpetu de su capataz que se deshace en halagos al verla recuperada.

Campuzano informa a Doña Eulalia que van tras los pasos de Raimundo, se les ha escapado, pero le promete que no saldrá de la sierra y ella le advierte de las consecuencias, en caso de no encontrarlo.

Capítulo 2268 (Viernes, 14 de Febrero): D. Ignacio cara a cara con la que fué su amante

Adolfo está sorprendido, Rosa maneja la situación con mucho arte y les dice que lo que hubo entre ellos está dispuesta a olvidarlo; ahora, lo importante es él bebe.

Al llegar a casa, cuenta a Tomás lo de su paternidad y el final de su historia de amor con Marta, debe centrarse. Da a su madre la noticia y la marquesa simula alegrase, aunque en su gesto se intuye cierto cálculo que no le encaja. La marquesa entra al pabellón y al no encontrar a Francisca, decide fisgar entre sus cosas. Encuentra la esquela de la muerte de Doña Eulalia, pero Francisca la sorprende revisando sus cosas.

Marcela charla con Mauricio y le confiesa la buena sintonía que ha logrado con su marido, algo ha cambiado y los dos están por la labor de salvar su matrimonio. El alcalde se alegra, desearía poder reconciliarse así, con D. Filiberto, pero no parece encontrar el modo.

Alicia se reúne con Matías y le cuestiona su lealtad, le confiesa que le ha investigado, sabe que no salió de la cárcel, como amnistiado y le exige sinceridad. Ignacio y Urrutia, celebran el arreglo de la maquinaría y calculan cuando podrá funcionar a pleno rendimiento. El encargado está preocupado; el periodista Santos, ha estado indagando sobre el accidente y teme que, descubra la verdad, cosa que Solozábal no ve posible.

La merienda está lista y las hermanas reciben a Pablo y a su madre, intentan mostrarse educadas, pero la tensión se puede sentir. D. Ignacio se presenta, pero nadie le ha advertido del encuentro y la tensión aumenta, al verse, cara a cara, con la que fue su amante.

 

Haz clic aquí para ver más fotos