El secreto de Puente Viejo

Avance semanal de ‘El secreto de Puente Viejo’: Trágica muerte de un personaje muy querido en Puente Viejo


La semana del 26 al 30 de agosto en ‘El secreto de Puente Viejo‘…

Capítulo 2149 (Lunes, 26 de Agosto): Esther roba el dinero a D. Berengario

Carmelo cree que, hay problemas en los canales del agua para el consumo humano y decide aplicar medidas de urgencia: llevar agua a las zonas contaminadas y localizar un médico que atienda a los afectados. Irene organiza a las mujeres  y deciden difundir ciertos protocolos sanitarios que todos deberán cumplir.  El Dr. Zabaleta se presenta ignorando la orden de su traslado y decide, con suma eficacia, analizar el agua y tratar enfermos.

Gracia cree que habrá de suspenderse la actuación flamenca, pero el resto coincide en que será una distracción entre tanta calamidad.  Melitón ha localizado los planos de unos estudios sobre posibles manantiales en la zona que fueron encargados cuando se ideó construir un balneario. El subsecretario reaparece y le acusan abiertamente de ser el responsable del problema con el agua.

Esther, busca desesperada el dinero de D. Berengario y da con él, pero cuenta 300.000 pts, menos de lo que pidió. Maldice a su madre por reventarle el plan y prepara su fuga nocturna, pero antes, simula estar enferma. Marina pregunta por ella y D. Berengario le cuenta que se sintió indispuesta, pero que no está y se ha llevado sus cosas. Su madre no le cuenta lo que sabe. D. Berengario repara en que el cajón del dinero ha sido saqueado y se da cuenta que ha sido Esther.

Lola se siente vigilada y presiona a Prudencio para que se sincere, pero éste, temiendo preocuparla, le oculta la verdad. Lola acepta sus explicaciones, pero se le están empañando sus preparativos nupciales. Matías sorprende a  Prudencio cavilando y su amigo le detalla  que, además de mentir a Lola para protegerla, debe negar créditos a muchos que vienen con urgencia, afectados por el agua; si los concede, les condenara a depender de Armero. Matías teme que tarde o temprano el usurero se entere.

Capítulo 2150 (Martes, 27 de Agosto): Espectáculo flamenco en Puente Viejo en medio de la desesperación

García-Morales asevera su inocencia e incluso, acusa a Severo y Carmelo de provocarlo para incriminarle. Carmelo se ofende tanto que Melitón media para impedir que lleguen a las manos. Deciden localizar los manantiales aunque el subsecretario cree que el esfuerzo es inútil, ya que pronto Puente Viejo estará inundado.

El subsecretario se presenta en La Casona y reitera a Raimundo que solo cumple órdenes y éstas son, inundar el pueblo. Ha pedido refuerzos militares porque teme la reacción popular cuando se acerque el momento. Severo y Carmelo, acompañados de Mauricio y Melitón, se van a localizar los manantiales. Irene, les pide mucha prudencia, pero cuando están en la sierra son vistos y tratan de refugiarse en una cueva.

María muestra a su abuelo sus progresos motrices y  le confiesa su cargo de conciencia por sentir alegría, en medio de tanta desgracia.  Raimundo la empuja a no lamentarse, bastante ha sufrido ya, ahora es menester que se anime; fundamental para su recuperación.

Armero visita la bodega y encarga a Prudencio ocuparse de cobrar a un vecino que se retrasa en los pagos pero le pide un margen; se casa en breve y debe atender otros compromisos; el usurero acepta. Prudencio y Lola celebran su despedida junto a sus amigos y Consuelo les da una buena noticia: su boda coincide con el espectáculo flamenco que la famosa “Andalucita” dará en Puente Viejo y además, actuará Gracia, sustituyendo a su prima lesionada. Lola tiene una prueba de vestido, pero sus amigas le encuentran triste y le aconsejan hablar con Prudencio antes de dar el paso.

Berengario se desahoga con D. Anselmo, al que le cuenta la desaparición del dinero y de su hija, pero algo no le encaja a su amigo; no entiende porque Esther roba algo que iba a ser para ella. Trata de animarlo, pero D. Berengario se siente hundido y reconoce que su hija le ha engañado. D. Anselmo le aconseja contárselo a Marina. Ella le confiesa que logró desenmascararla y descubrir el engaño de la deuda ficticia, pero Esther le prometió que sería ella quien confesara al padre la verdad. Como madre se siente culpable y lo peor llega cuando D. Berengario le confirma que se ha llevado el dinero.

Capítulo 2151 (Miércoles, 28 de Agosto): La boda de Prudencio y Lola es oficiada por los dos sacerdotes

Mauricio, Severo, Carmelo y Melitón que fueron emboscados cuando marcharon a localizar los manantiales de la sierra, logran salir de su escondite y acusan abiertamente al subsecretario, él era el  único que sabía su paradero, pero García-Morales se ofende y niega cualquier implicación.

Marina comenta con D. Berengario que deberá marchar lo antes posible, los rumores crecen y Esther no volverá después de lo que ha robado. El cura comprende y ambos se miran compungidos. Consuelo convence a Marina  que retrase su marcha y se quede a celebrar la boda de Lola y Prudencio; la última de Puente Viejo, antes de ser anegado.

Prudencio apura los previos a la boda rodeado de amigos. La ceremonia resulta conmovedora y oficiada por ambos sacerdotes. En el espectáculo flamenco, Gracia baila, sustituyendo a su prima lesionada, los novios disfrutan de su intimidad y Dolores no quita ojo a Marina, convencida que entre ella y el cura, queda mucho rescoldo.

Matías está pendiente del regreso de Melitón que ha ido de nuevo a la sierra a buscar pistas de su agresor. La actuación de Gracia está siendo sublime y mientras todos disfrutan del espectáculo, Melitón es atacado en el monte. Lola se viste de novia y todas sus amigas, incluida Marina, le ayudan a engalanarse. También los hombres celebran y marchan a recoger al novio.

Mauricio da el parte de la emboscada en La Casona. Francisca no parece acusarlo, está deprimida y solo piensa que ha llegado el final. María, en cambio, se sostiene gracias a un bastón y planea con su abuelo recuperar a sus hijos del internado.

Capítulo 2152 (Jueves, 29 de Agosto): El subsecretario, rabioso, revela que conoce a Fernando

Dolores no ceja en su empeño, está convencida que Marina y D. Berengario tienen algo entre ellos y ni Tiburcio consigue refrenar su imaginación. D. Berengario no puede evitar recriminar a Marina que se marchará sin decirle nada de su embarazo, le ha impedido criar a su hija y decidir por sí mismo. Marina queda desolada, desea marcharse cuanto antes, pero D. Berengario trata de disculparse y logran consolarse de  las fatigas pasadas.

Matías, preocupado por el alguacil, decide salir a buscarlo con Severo y Carmelo. Localizan a Melitón y una letra F, escrita en una roca. Deducen  que quizá Fernando siga vivo. Instalan el féretro y cuando García- Morales aparece, Carmelo le acusa de todo lo sucedido y ni Severo puede calmar a su amigo. El subsecretario está rabioso y  se le escapa una frase que deja impresionados a todos porque de lo dicho se deduce que, conoce a Fernando, mucho mejor de lo que todos creen.

Armero, se presenta en la bodega y exige a Prudencio que cobre a un moroso lo que debe. Prudencio decide renegociar la deuda y cuando regresa el usurero, le explica que, aunque el cobro vendrá con retraso, la subida de intereses que le ha impuesto hará que gane más, pero este acuerdo no satisface al prestamista.

Irene visita a María para enseñarle el artículo que la prensa ha publicado sobre ella. Comentan la desgracia de Melitón y planean qué hacer cuando Puente Viejo se inunde.

Capítulo 2153 (Viernes, 30 de Agosto): Fernando actúa de nuevo

Todos los presentes  exigen al subsecretario una explicación, pero éste se niega a darla y además, decide acusar a Francisca del crimen, deducido por la F de su inicial. En la despedida a Melitón, Carmelo y el resto, deciden revisar nuevamente el lugar del suceso.

Prudencio, con sus argumentos, parece convencer a Armero que la mejor forma de cobrarse la deuda del moroso es la que éste le plantea, pero descubre por Onésimo que algo le ha pasado a Arsenio, el acreedor al que creyó proteger, renegociando la deuda. Está claro que Armero se ha burlado de él.

Dolores muestra detalles a D. Anselmo que confirmen su intuición sobre la indecorosa relación de D. Berengario y Marina, pero el cura le conmina a ser prudente y dejar de inmiscuirse donde no debe. Marina descubre por Consuelo que Esther mantuvo alguna llamada telefónica reservada y comparte con D. Berengario este dato. El cura consigue, gracias a Chelo, la de la centralita,  un número telefónico, con el que al parecer Esther se comunicaba desde Puente Viejo y al llamar, Marina reconoce a su interlocutor.

María viaja a recoger a sus niños del internado, pero  llega rota de allí. Fernando se los ha llevado. Raimundo está horrorizado, pero María cree  que su único objetivo es tenerla consigo y que no les hará daño. La cosa se complica porque Fernando ha tendido una trampa a Matías y ahora, retiene a él y a su mujer y se dispone a llevarse a Camelia. Los ruegos de Marcela y la desesperación de Matías no conmueven a Fernando, pero aparece Paco, el abuelo de Camelia y se la arrebata, enfrentándose a él.

 

 

 

Haz clic aquí para ver más fotos