El secreto de Puente Viejo

Avance semanal de ‘El secreto de Puente Viejo’: Todos en Puente Viejo merecen ese trágico final


La semana del 22 al 26 de julio en ‘El secreto de Puente Viejo‘…

Capítulo 2125 (Lunes, 22 de Julio): Prudencio consigue sonsacar a Lola su horrible pasado

Raimundo  y Francisca siguen discutiendo por la actitud de María, el abuelo trata de ponerse en su lugar para disculparla, pero ella no está dispuesta a perdonar.

Francisca se va de viaje a reunirse con políticos. Carmelo intenta contactar con sus aliados e Irene redacta un texto en defensa de Puente Viejo cuando el Subsecretario se presenta a exigir a Carmelo una rendición para facilitar las cosas y éste le contesta que no lo hará jamás. Irene y Severo comentan al  Dr. Zabaleta su extrañeza por la calma que tiene Carmelo, el Dr. cree que puede ser una reacción al disparo, pero les pide que le observen.

Prudencio consigue sonsacar a Lola su trágico pasado en el que ella tuvo que matar a su padre al sorprenderle abusando de su hermana. Francisca lo descubrió y la chantajeó cuando supo que entraba  a trabajar con él. Lola, avergonzada,  se va de la bodega y él se queda cavilando lo escuchado. Cuando vuelven a encontrarse, Prudencio le dice lo mucho que comprende lo que hizo, le pide perdón por dudar de ella y una nueva oportunidad para empezar. Se besan sellando su reconciliación.

Fernando encuentra a María muy enfadada, está harta de su hermano, madrina y abuelo. A la enfermera Vilches le exige aumentar los ejercicios, lo harán de espaldas a Fernando. Raimundo comparte con Matías la inquietud por su nieta, deciden manejarse con mano izquierda para evitar que se aleje más. María  soporta un duro masaje, pero Vilches entra en un extraño trance, con la mirada perdida y diciendo cosas sin aparente sentido. María no logra que regrese a la normalidad.

Dolores comienza a sembrar rumores sobre la extraña relación de Don Berengario con Esther, desconfía del parentesco y no le parece bien que compartan casa. Consuelo y Marcela están inquietas por lo que pueda pasarle a Elsa en la cita con  Álvaro, no se fían de él. Reciben una llamada de Elsa y les cuenta que Álvaro les ha citado para explicarse.

Capítulo 2126 (Martes, 23 de Julio): Esther sigue encantadora, pero a solas, descubrimos que algo trama

La enfermera sigue en trance y María la observa asustada. Cuando Vilches recobra su lucidez pide a María que no se lo cuente a Fernando, recordándole que ella aceptó doblar sus sesiones sin delatarla. María pregunta a Fernando, cómo conoció a  la enfermera, y él le dice  que supo de su eficacia porque trataba a la hija de un amigo.

Prudencio y Lola olvidan reproches y se juran amores. Ambos comparten su dicha con sus amigos, pero Matías  previene a Prudencio sobre la reacción de Francisca cuando lo descubra y le pide que no baje la guardia, aunque Prudencio, está dispuesto a todo por salvar ese amor.

A Dolores hay algo de Esther que no le encaja y siembra sus dudas entre los vecinos. En el colmado, interroga tanto a la joven que ésta zanja la charla con brusquedad. Esther sigue encantadora, pero a solas, al teléfono, descubrimos que algo trama.

Francisca y Mauricio comentan con Raimundo los detalles del viaje efectuado para recabar apoyos y presentar la denuncia conjunta de Puente Viejo. Irene y Severo se presentan en La Casona para ver cómo ha ido todo y Francisca se enfada al saber que Carmelo está visitando a Fernando, en vez de interesarse por los asuntos del pueblo.

Severo e Irene tratan de entender la extraña actitud de su amigo y su visita a Fernando, pero el alcalde insiste en que sólo quiere trasladarle su agradecimiento y les explica su nuevo talante ante la vida. A Fernando le desconcierta su entrega incondicional, pero sabe disimularlo.

Capítulo 2127 (Miércoles, 24 de Julio): María ve algo raro en la enfermera Vilches

Esther recobra su dulzura tras la turbia llamada telefónica.  En la bodega se encuentra con Prudencio e Isaac y coquetea con ambos, con mucha soltura, aunque ellos se toman a broma sus cumplidos. Dolores sorprende a Esther dando a Don Berengario un beso inocente y su mente retorcida imagina algo más.

Los esfuerzos de Francisca han sido en vano, el Tribunal ha negado el amparo judicial a Puente Viejo y el pueblo será anegado. La noticia deja en shock a Francisca y al resto, incapaces de maniobrar antes esta injusticia.

El Subsecretario encarga a Melitón un pregón para avisar a los propietarios que  el Ayuntamiento inicia los trámites de expropiaciones. Severo sigue mosca por la indolencia de Carmelo pero el alcalde insiste en que su vida ha dado un giro diferente.

Matías pide a su abuelo que le acompañe para saber lo que le corresponde por la expropiación de sus tierras e inmuebles y cuando acuden, el subsecretario les presenta una cifra ridícula. Isaac y Elsa cuentan a sus amigos que podrán devolverles todo lo prestado, Álvaro les entregó una buena suma de dinero avergonzado por  su desfalco. Su alegría queda empañada por la decisión del Tribunal.

María pregunta a Vilches como es que la encontró Fernando y ésta, le da la misma explicación que le dio él.

Capítulo 2128 (Jueves, 25 de Julio): Severo pide a Carmelo su apoyo para combatir al Subsecretario

Raimundo no da crédito a la oferta por expropiar a su nieto, no cubre ni un tercio de su valor. El Subsecretario parece disfrutar de su disgusto y les advierte que la oferta mermará según demoren la firma.

Severo pide a Carmelo su apoyo para combatir, buscar resquicios legales, lo que sea, con tal de pelear. Se reúnen con el subsecretario y les choca su hostilidad contra el pueblo, tratan de sonsacarle sus motivos y a García-Morales se le escapa que todos en Puente Viejo merecen ese final.

Lola parece querer alejarse de Prudencio, pero éste repara en que es el temor a Francisca lo que le hace pensar así y ella se lo confirma. Prudencio le asegura que está dispuesto a todo, pero ella no está tranquila. Carmelo persiste en visitar a Fernando y éste desconfía tanto, que Carmelo le asegura su entrega incondicional.

Elsa e Isaac devuelven a todos, incluido al pueblo, los préstamos y donaciones que recibieron. A Consuelo le explican  que Álvaro devolvió el dinero por temor a que Elsa se presentara a reclamárselo; se ha casado con una mujer de posibles y quería evitarse cualquier problema que dañará su reputación. Organizan una merienda para agasajar a todos. En plena celebración, Isaac quiere decir algo.

María habla de Vilches con Fernando y en ese momento aparece de visita Francisca. La Montenegro trata de ser amable, pero solo logra que María la eche de allí y desconfíe de su buena disposición.

Capítulo 2129 (Viernes, 26 de Julio): Isaac y Elsa comunican que se marchan un tiempo de Puente Viejo

Severo y Carmelo se sorprenden por el comentario vengativo del subsecretario contra Puente Viejo. Cavilan y deducen que hay algo personal en esa inquina; quieren investigarlo, por si encuentran un hilo del que tirar, aunque saben que el tiempo corre en su contra. El subsecretario, por su parte, apremia a los vecinos para  que acepten cuanto antes y se dejen de batallas inútiles.

Isaac y Elsa comunican en la merienda que se marchan un tiempo, quieren poner en orden asuntos legales de Elsa en su pueblo y disfrutar de una luna de miel. Todos les desean lo mejor. Prudencio ha ideado un plan para librarse de la amenaza de Francisca, pero necesita pedir ayuda a Matías y Marcela para desenterrar el cadáver del padre de Lola, así Francisca, no podrá chantajearla. Ambos aceptan, aunque la misión tiene sus riesgos.

Carmelo vuelve a visitar a Fernando y aprovecha un descuido de Mesía para arrancar una hoja de su cuaderno. Entrega a Irene la hoja y le pide que, con ayuda de Anacleto, localicen un grafólogo que pueda cotejar esa nota con la carta hallada en el cadáver de Belmonte. Irene quiere saber más, pero éste se niega y le ruega que mantenga a Severo al margen ya que éste, se debe dedicar por completo a luchar por el pueblo.

María sigue obsesionada con sus ejercicios y todo esfuerzo le parece poco. Exige a la enfermera que le aplique un tratamiento más severo y la presión surge efecto. Es un tratamiento experimental que la enfermera ya ha probado antes, consiste en pinchar agujas en distintos puntos de su cuerpo para estimularlo, aunque muchos médicos están en contra de su aplicación y los dolores son intensos. La enfermera acepta, pero Fernando no debe saberlo.

 

 

Haz clic aquí para ver más fotos