El secreto de Puente Viejo

Avance semanal de ‘El secreto de Puente Viejo’: Se descubre la razón del misterioso viaje de la marquesa


La semana del 20 al 24 de enero en ‘El secreto de Puente Viejo‘…

Capítulo 2249 (Lunes, 20 de Enero): Marta y Rosa se dan una segunda oprtunidad

Ignacio escucha las preocupaciones de la marquesa. Al saber de la existencia del bastardo, Doña Isabel piensa que la herencia a recibir por cada hija será menor y afectara a su hijo Adolfo cuando se case con Rosa.

Urrutia revisa maquinaria y Damián comprueba que el encargado está agotado. Marta logra sincerarse con Rosa y explicarle lo importante que es permanecer unidas, ambas se conmueven con la charla y deciden darse una oportunidad para reconciliarse.

Adolfo visita a Rosa, quiere ayudar a Pablo y cree que su mayor problema no es ser hijo de, sino el amor atormentado que padece. Adolfo se ofrece a Pablo como confidente y el joven le escucha por educación. Según Adolfo, debe superar la perdida de Carolina, si no quiere hacer desgraciados a todos los que le rodean. Marta se encuentra con Adolfo y este le cuenta que se ha ofrecido a Pablo para ayudarle y, ante cierta ironía que detecta en ella, le confiesa que si de algo sabe es de amores imposibles. D. Ignacio comenta a Manuela su decisión de agilizar la legitimación de Pablo.

Mauricio comenta con Marcela y Matías, su visita a Francisca y el trato tan distante con que le dispensó. Añade que ni siquiera le dio detalles de sus intenciones, por lo que confía en que Raimundo llegue pronto y pueda ponerle al día de los planes que maneja.

Matías sigue intentado acercarse a su mujer, pero ésta le asegura que necesita tiempo, no puede evitar pensar en su historia con Alicia. Marta informa a Matías y Maqueda que el anuncio para buscar médico ya está publicado.

Tomas confiesa a su hermano el insano placer que sintió al comprobar que Marcela estaba celosa y Adolfo le pregunta si siente algún interés por la hija de Urrutia. Tomas lo niega, admira su eficacia, pero sigue enamorado de Marcela.

La marquesa comparte confidencias con Francisca y le cuenta su opinión sobre el compromiso de Adolfo. Cree que a Rosa le falta garra para enamorar a su hijo. Campuzano informa a Doña Eulalia que tiene todo dispuesto para ejecutar su plan, tal y como le encargó.

Capítulo 2250 (Martes, 21 de Enero): Aparece un amigo de Adolfo que traeará problemas a Puente Viejo

Ignacio responde con tibieza sobre su mala relación con la marquesa y Manuela decide no insistir. Marta comparte con Manuela su última charla con Adolfo y como le ha removido; teme haberse equivocado al renunciar al amor.

D. Ignacio presenta a Pablo la documentación que lo legitima como hijo, pero su reacción no es la que el empresario espera. Pablo necesita tiempo, siente que, desde que sabe que es su hijo, su vida se ha roto.

La marquesa se encara con Tomas y se niega a explicarle donde ha gastado las 35.000 pts. Le recuerda que es su dinero, pero para calmar su curiosidad, le explica que tiene un acuerdo con Francisca y compra tierras en su nombre.  Matías habla con Francisca para explicarle su preocupación por la falta de noticias de Raimundo y su determinación a buscarlo, algo en lo que ambos están de acuerdo y deciden sumar esfuerzos.

Francisca visita a Mauricio en el ayuntamiento y éste le recuerda que, aunque sea alcalde, su fidelidad para con ella se mantiene. Francisca lo aprovecha para preguntarle, si aún estaría dispuesto a hacer cualquier cosa por ella. Aparece por sorpresa un amigo de Adolfo y según la descripción de Antoñita, no resulta de fiar y tiene pinta de atraer problemas.

Capítulo 2251 (Miércoles, 22 de Enero): La plaza de Puente Viejo queda rodeada de guardias civiles

Pablo y Carolina se declaran su amor por encima de tabúes, no pueden evitarlo y se abrazan dando rienda suelta a sus emociones. Urrutia recibe a Pablo en la fábrica y le anima a pasar página, perdonar a su padre y centrarse en el trabajo, cosa que el joven intenta, aunque no le resulte sencillo.

Encarnación, por su parte, consuela a Carolina, pero le recuerda que son hermanos y como tal deben de tratarse. Adolfo espera a Rosa para llevarla al teatro  y se cruza con Marta que debe presentarse en el ayuntamiento. Se temen revueltas populares y le pide que cuide de su hermana.

Adolfo y su amigo recién llegado, Juan Montalvo, disfrutan recordando las juergas que han compartido. Tomas explica a Alicia su romance con Marcela, pero interrumpe Antoñita para avisarle de la llegada del amigo de su hermano. Al presentarse, Tomas  les sorprende en plena nostalgia de casinos y mujeres.

La marquesa rememora la carta que J. Pierre le escribió y lo añora tanto que pospone  saludar, al recién llegado, para seguir deleitándose con sus recuerdos. Montalvo conoce a la marquesa y a Francisca y rápidamente constatan que el muchacho es un vividor encantador.

Urrutia comenta al empresario que Pablo cree que su madre está muerta. Llega Marta de la reunión municipal; al parecer, hay disturbios en todo el país y conviene estar prevenidos. La plaza de Puente Viejo queda rodeada de guardias civiles, alarmando a Maqueda, Marcela y Matías, que observan, atónitos, su despliegue.

Capítulo 2252 (Jueves, 23 de Enero): Marta y Alicia enfrentadas delante de Tomas

El capitán repliega sus fuerzas, los leñadores regresan a su campamento y la calma regresa aunque hay que estar alertas. D. Filiberto quiere saber qué vecinos están en la lista de posibles detenidos, pero el capitán la rompe y evita compartirla con el cura.

Francisca rastrea a su marido y la marquesa le confiesa que visitó La Habana un par de veces, pero decidió no informarla, creyendo que era lo mejor para ella, dada la distancia que se habían impuesto. Francisca parece aceptar sus disculpas y continúa con sus averiguaciones.

Tomas lamenta haberse sincerado con Alicia y le ruega que sea discreta, no le parece bien haber compartido su secreto. Adolfo se sorprende de que su amigo, el más juerguista, no muestre ganas de salir y le fuerza a visitar La Casona para presentarle a su prometida.

Adolfo y Rosa regresan del teatro e informan a D. Ignacio que todos los accesos a Puente Viejo estaban llenos de controles, de ahí su retraso. Adolfo presenta a Rosa y  Marta, a su amigo Juan que, en seguida, despliega sus encantos frente a Marta a la que intenta pretender, algo que tanto, Adolfo como Rosa, ven imposible.

Carolina y Pablo, no pueden evitar que Dolores, felicite al muchacho, por disfrutar de una herencia y de apellido, pero el comentario le incomoda. Marcela comenta a Matías un incómodo encuentro con Alicia que no llegó a mayores y su marido le recuerda que temple, el pueblo es muy pequeño.

Marta se presenta en el despacho de Tomas y se produce cierta tensión con Alicia en una conversación intrascendente, pero que refleja su poca sintonía. Tomas se ha percatado pero a Alicia le salva el teléfono, es Matías, citándola con cierta premura.

Capítulo 2253 (Viernes, 24 de Enero): Manuela se desmaya en la cocina y Carolina pide ayuda urgente

Doña Isabel y Francisca coinciden con Alicia en el despacho, pero el encuentro con la empleada es tenso ya que la muchacha no les rinde pleitesía y se aprecia cierto desdén. Adolfo pasea con su amigo por Puente Viejo  pero Montalvo se muestra un tanto esquivo, sobre todo, cuando es el capitán Huertas quien se acerca a saludarlos.

Encarnación escucha los gritos de Carolina y la encuentra en la cocina, junto a Manuela desmayada. Actúa rápido y envía a la muchacha a que avise al médico. D. Ignacio informa a sus hijas que Manuela se ha recuperado del desmayo, pero el Dr. necesita hacerle más pruebas porque quizá sea algo más que agotamiento.

Doña Isabel recibe carta de Francia y confirmamos que tiene allá un amante al que prestó las 35.000 pts., que promete devolver y que fue, a quien visitó, cuando marchó de viaje. Se llama J. Pierre y la marquesa se queda embriagada con sus halagos y promesas.

Matías se reúne con Alicia y Damián y les explica su nuevo cometido, producir propaganda para distribuirla clandestinamente y dar a conocer al pueblo la lucha obrera. Alicia imparte a su madre la primera lección sobre el precio de las mercancías y Encarnación lo asimila con fluidez. Su hija le comenta su encuentro con Marta Solozábal y confiesa que no soporta a ninguna de las tres hermanas y la madre calla para no aumentar la tensión.

 

Haz clic aquí para ver más fotos