El secreto de Puente Viejo

Avance semanal de ‘El secreto de Puente Viejo’: María secuestrada por Fernando


La semana del 12 al 16 de agosto en ‘El secreto de Puente Viejo‘…

Capítulo 2140 (lunes, 12 de Agosto): María a merced de Vilches, nadie puede ayudarla

María está aterrada, la enfermera tiene el mando y parece dispuesta a resarcirse del chantaje al que le ha sometido. El trastorno crece, María le sorprende hablando sola y cuando trata de pedir ayuda, Vilches le narcotiza. María despierta y comprueba que la enfermera está dispuesta a todo y nadie puede ayudarla.

El prestamista, en tono chulesco, exige a Prudencio aceptar nuevos tratos con él, sabe que ya no tiene el favor de la Montenegro. Prudencio le cuenta a Lola lo sucedido, ambos están prevenidos y a la espera de que el usurero ponga sus  condiciones. En nueva visita, Armero le exige un dinero al mes y elevar los intereses que cobran por sus préstamos, de lo contrario, su vida y la de Lola corren peligro.

Anselmo cuenta a D. Berengario que el rumor más difundido es el que cuestiona su paternidad, muchos creen que Esther es una impostora, quizá le ha mentido con su edad y puede que las malas lenguas no se equivoquen. Por si fuera poco, Dolores persiste en sospechar, cree que oculta algo. A Esther se le cae el mundo cuando aparece en casa su propia madre, Marina.

El desánimo se va haciendo con los vecinos, al ver cómo sus paisanos aceptan una miseria por sus tierras y se van marchando. García-Morales se regodea delante de Carmelo que contiene su ira y le sugiere que lea un artículo demoledor del periódico, donde Anacleto habla sobre su arrogancia y mala gestión, en el asunto del llenado del embalse. Francisca y Raimundo comentan lo publicado y lo que puede provocar, no saben si mejorara o emporara la situación.

Capítulo 2141 (Martes, 13 de Agosto): Irene continúa sus publicaciones acusando al subsecretario

Fernando irrumpe en la habitación de María, cuando Vilches está a punto de abalanzarse. La enfermera escapa. María le confiesa haberla chantajeado al descubrir que estuvo ingresada. Fernando localiza a Vilches y  ella le confirma lo relatado por su paciente. Al parecer, el tratamiento con agujas da resultados con ella y creyó que, si sanaba, María se marcharía y se quedarían los dos.

Esther impide a Marina entrar en la casa, le fuerza a marcharse y posponer la conversación. Reunidas más tarde,  Esther le insta a que se marche, pero su madre se niega, lleva demasiado tiempo tras sus pasos y solo transige en instalarse en Munia para evitar rumores. Esther está muy nerviosa,  D. Anselmo y D. Berengario se lo notan y ella no sabe por dónde salir.

Prudencio traslada a Matías su enorme preocupación por el chantaje de Armero, se sabe vulnerable, sin la protección de Francisca y con el miedo a que dañen a Lola para doblegarlo. No le ha contado a su prometida las últimas exigencias del usurero y Matías, presente en la conversación, le pone en el brete de contárselo.

Irene continúa con sus publicaciones en las que denuncia y acusa al subsecretario de su pésima gestión con el embalse. Severo y Carmelo creen que la presión  le está haciendo mella, pero Melitón lo duda, no hay notica suyas y el nivel del agua sigue subiendo. Raimundo está preocupado por la seguridad de Francisca, tiene un mal pálpito. Severo y Carmelo se reúnen con Fernando y le dan detalles para vengarse de Francisca, dejando perplejo al de Mesia.

Capítulo 2142 (Miércoles, 14 de Agosto): Esther acorralada por la presencia de su madre

Fernando no se decide. Severo y Carmelo, insisten en su plan de venganza contra Francisca y le dejan entrever que no les resulta imprescindible su colaboración, provocando exactamente lo que pretenden, que se implique.

Esther, acorralada por un comentario inocente de D. Anselmo, tiene que mentir ya que le han visto con Marina y les asegura que es una forastera desconocida.   Marina aprovecha que su hija está sola  para exigirle hablar y le acusa abiertamente de querer estafar al padre, de haberle engañado, pero la hija lo niega.  Llena de rencor, reprocha a su madre haberle robado un padre y le ruega que se vaya para poder recuperarlo. Marina se marcha muy tocada, pero se topa con Dolores que repara en su parecido con Esther y sin saber a quién se dirige, Dolores le detalla lo poco de fiar que resulta esa muchacha.

Prudencio explica que, entre las exigencias, Amero quiere cobrarle mil pesetas al mes por darle protección y además, debe igualar los intereses que el exige en sus préstamos. Se debate entre aceptar o no sus condiciones, teme por Lola y aunque ella le presiona para no aceptar, Prudencio está convencido que será lo más adecuado.

Severo y Carmelo repasan los detalles de la trampa. Han quedado con Francisca y más tarde, en un cobertizo con Fernando. Irene tiene un mal presentimiento y Melitón le confirma sus sospechas. Avisa a Raimundo y temen lo peor con respecto a Francisca.

Irene localiza un papel con la pista de un cobertizo, pero al llegar, encuentran a Fernando y por sus comentarios, descubre que la emboscada era para él. Fernando reduce a Raimundo e Irene y planifica su huida; pero antes, deja todo dispuesto para que sean ellos, quienes sufran las consecuencias. Severo, Carmelo y Francisca esperan su llegada recordando las múltiples fechorías de Mesia. Deciden entrar pero, no saben que, adentro, se encuentran Irene y Raimundo.

(Jueves, 15 de Agosto) : No hay emisión

Jueves, 15 de Agosto no se emitirá el capítulo por ser festivo en España.

Capítulo 2143 (Viernes 16 de Agosto): Prudencio y Lola en peligro

La intuición y, el buen oído de Francisca, salvan a Irene y Raimundo. Fernando ha conseguido escapar llevándose a María. En La Habana han encontrado ciertos indicios que lo sitúan en un viejo monasterio abandonado. Así es: Fernando se encuentra en dicho lugar y revela a María sus planes. Ella le reprocha su locura, le asegura que nunca se irá con él, pero nada de eso parece inquietarle. María queda retenida pero para evitar la trampa de Fernando dará una sorpresa.

El Subsecretario regresa de su viaje y Melitón le pone al día de lo acontecido. García-Morales trata de disimular su enojo.

Marina escucha a Dolores y descubre que su hija trama algo. Finge ser modosa delante del cura, pero sola, según Dolores, es una maleducada egoísta y un tanto suelta  con los chicos. Le asegura que D. Berengario está ciego con ella y que Esther se aprovecha. Marina decide intervenir y se presenta en la casa parroquial.  Esther finge emoción, como si viera una resucitada, pero Marina y el sacerdote quedan  embargados por la emoción de verse.   Se instala en la posada, pero D. Berengario debe dar explicaciones ya que Dolores reconoce a la forastera y, no se marchará sin saber quién es y a que ha venido.

Prudencio y Lola observan desde la bodega a los matones de Armero merodeando y a pesar de que la boda está cerca, ninguno logra disimular el malestar y el miedo que les ha metido el prestamista. Lola es citada por su hermana y vuelve desconcertada, no entiende la razón de la cita.

 

Haz clic aquí para ver más fotos