El secreto de Puente Viejo

Avance semanal de ‘El secreto de Puente Viejo’: Francisca vuelve con un claro objetivo


La semana del 30 de septiembre al 4 de octubre en ‘El secreto de Puente Viejo‘:

Capítulo 2174 (Lunes, 30 de Septiembre): Tomás y Matías se encuentran en el hostal

Ignacio pide a Urrutia y Pablo, que sean impecables con Ramón, a pesar de la lista de documentos que ha pedido analizar y se ocupa de presentarle a todas sus hijas.

Carolina quiere contar a Encarnación su romance, pero Manuela necesita informar a la cocinera de lo sucedido con Rosa y sus dudas. Carolina se hace la tonta, pero lo ha oído todo y previene a su hermana que confiesa estar enamorada. Llega Marta y le felicita, pero aconseja discreción. Rosa pide a Marta que vaya a la cita, ella debe frenar las dudas de Manuela. Adolfo disfruta de su inesperada visita y Marta trata de marcharse lo antes posible, pero no le resulta fácil.

La marquesa persuade a su hijo de que se vaya olvidando de la posadera, le recuerda que su marido tiene un muerto a sus espaldas y teme que el siguiente pueda ser él. Antoñita le informa que el pabellón está listo y la marquesa le ordena disponerlo todo para el día siguiente.

Tomas previene a Adolfo, ya que quizá su madre, también sepa de lo suyo con las hijas de D. Ignacio. Adolfo también teme por su seguridad, dado los antecedentes de Matías, pero Tomas sabe que en sus sentimientos no manda nadie.

Marcela y Matías se tratan como extraños. Marcela teme por su seguridad ya que Matías anda en algo, aunque le insiste en que cuanto menos sepa, mejor. Marcela está cerrando el negocio cuando llega Matías y se ofrece a ayudarla, pero ella le manda para casa, la ayuda la necesitaba antes; la distancia entre ellos es máxima. Marcela añora a Tomas y se sorprende al verlo aparecer en el hostal, pero él le tranquiliza y entonces, aparece Matías y se presenta.

Alicia espera, junto a otros mineros, la llegada de Matías, al que saluda con admiración. Matías les propone ir a la huelga para conseguir más seguridad en la mina, mejores horarios y más sueldos, pero los obreros prefieren primero negociar, temen que la huelga los ahogue y la marquesa ni pestañee.

Una vez solos, Matías teme haberse precipitado con la propuesta pero Alicia está animada y confía en que se darán cuenta que la lucha es el único camino. Se percibe la buena sintonía entre ambos.

Capítulo 2175 (Martes, 1 de Octubre): Las hijas de D. Ignacio  se quedan en Puente Viejo

Adolfo  retiene un instante a Marta y, al tocarse, ambos se quedan aturdidos de la impresión. Ella no atiende sus ruegos y se marcha a escape, maldiciendo su pudor. Al llegar a casa, Rosa le ametralla a preguntas, pero Marta esquiva el interrogatorio y le sugiere olvidarlo.  Adolfo no le conviene y además, su padre planifica el regreso de la familia a Bilbao. Marta se desahoga con Manuela y le confiesa lo que sintió cuando Adolfo trataba de impedir que se fuera.

D. Ignacio y Ramón hablan de las revueltas populares y el joven le pone al día de lo tensas que están las cosas por Bilbao y el peligro que acecha a la monarquía; algo parece a punto de explotar. Urrutia y D. Ignacio comparten sus preocupaciones sobre sus hijas y su encargado, como enderezar la indomable naturaleza de Alicia. D. Ignacio sorprende a sus hijas informándoles que pasarán el invierno en Puente Viejo, teme por su seguridad y las quiere cerca. Marta se queda sin escape.

Matías saluda afectuosamente a Tomas y le agradece su apoyo, sabe por Marcela que se ha preocupado de la familia y, ni por asomo imagina, que entre ambos haya algo. Marcela se sorprende al descubrir que Camelia cree que su padre se ha vuelto a marchar, le ve tan poco que esa es la idea que se ha hecho. Mauricio observa a Marcela y le interroga por su actitud, le siente triste y ella le reconoce que se siente sola y que, aunque Matías ha regresado, no es el de siempre.

Adolfo detalla a Tomas su cita con Marta y sus nervios desde entonces. Reconoce que le ha impresionado y que no gobierna sus sentimientos. Por su parte Tomas, le transmite su apuro al conocer a Matías y la certeza de percibir que ese hombre ha dejado de querer a su mujer.

La marquesa encarga a sus hijos acudir a su abogado para averiguar sobre unas lindes, ambos se sorprenden por su falta de interés por el informe que Adolfo le tiene preparado, pero deducen que tiene otras prioridades.

Se presenta el capataz con unas facturas y Maqueda le incita a intimar, pero  la marquesa no lo encuentra oportuno, cree que el capataz debe adaptarse a su disponibilidad.  Maqueda  le recuerda  que el placer es cosa de dos y ella, divertida, decide terminar con la charla.

La marquesa y Antoñita aguardan la llegada de la visita a la que alojaran en el pabellón y descubrimos que es Francisca Montenegro.

Capítulo 2176 (Miércoles, 2 de Octubre): Mauricio recuerda a Matías lo sola que se ha visto Marcela en los últimos tiempos

La marquesa recibe a Francisca y ésta le agradece su hospitalidad y discreción. Por su charla deducimos que la Marquesa es prima de Salvador Castro, primer marido de Francisca. Antoñita está impresionada con el porte de la invitada y la marquesa le explica que cuando ella enviudó y Francisca necesito separarse, acordaron su alojamiento.

Tomas y Adolfo, comentan a su madre que se debería reforzar la seguridad en la mina, temen que haya una revuelta como protesta.

Marta intenta que su padre cambie de planes y regresen a Bilbao para alejarse del peligro de Adolfo, pero D. Ignacio teme por su seguridad y prefiere tenerlas cerca. Carolina refunfuña y reprocha a Pablo su falta de valor por ocultar su romance. Marta convence a Manuela que no cuente a D. Ignacio la amistad entre Rosa y Adolfo. Manuela cree que Marta está afectada, pero ella insiste en que sabrá doblegar su voluntad y mantenerse al margen.

Marta sorprende a su padre quejándose de la incansable auditoria, cree que están haciéndole pagar sus errores pasados. Marta cuenta a sus hermanas lo sucedido y especulan sobre qué pudo pasar cuando aparece su padre dispuesto a contarlo.

Tomas comenta a Marcela que Matías no la merece. Le ha sorprendido su indiferencia, no cree que la quiera. Mauricio recuerda a Matías lo sola que se ha visto Marcela en los últimos tiempos y le recrimina que ahora, con él allí, está igual de sola.

Alicia avisa a Matías que los mineros quieren reunirse, ha habido algún desprendimiento y entienden que deben exigir reforzar la seguridad. Matías transmite a Marcela su enojo por los comentarios del alcalde, deduce que ella airea sus problemas.

Urrutia y su mujer intentan que Alicia les cuente sus planes de futuro, pero ella, persiste en sus dudas, necesita más tiempo, aunque a su padre se le esté acabando la paciencia.

Capítulo 2177 (Jueves, 3 de Octubre): D. Ignacio confiesa a sus hijas los errores del pasado

El capitán Huertas aconseja prudencia a D. Ignacio, la mina está revuelta y parece que planifican huelga, liderados por alguien recién llegado. Solozábal se preocupa, si la mina para, la falta de materia prima repercutirá en su fábrica.

Ignacio confiesa a sus hijas qué hubo un accidente en la acería de Bilbao y la decisión de la empresa familiar fue rebajar las indemnizaciones de las víctimas. El decidió, por su cuenta, pagarles lo estipulado inicialmente y la familia, confinarlo en Puente Viejo.

Rosa espera a Adolfo, pero éste no llega a la cita. Carolina persiste en convencer a Pablo para que hable con su padre, pero el muchacho ha cavilado y cree, más adecuado, mandarle una carta desde el cuartel.

Adolfo, Tomas y el capataz, apremian a la marquesa para que refuerce la seguridad en la mina. La marquesa, sin demasiado interés, decide que lo pensará. La huelga es un hecho y la marquesa pide ayuda a Mauricio, pero éste, le sugiere dialogar para evitar que el conflicto se alargue.

Marcela, pregunta a Matías que está tramando, sabe que los mineros andan revueltos y cree que él, tiene algo que ver. Matías y Alicia se reúnen con los representantes de los pozos y el de Castañeda les arenga para ir a la huelga. Alicia le comenta que sus padres le agobian con los estudios y que a ella le parece mejor centrarse en la lucha obrera. Según él, es una buena tapadera y además, formarse resulta la mejor estrategia defensiva contra los ricos.

La marquesa y Francisca charlan sobre lo que se traen entre manos y queda claro que la marquesa es su testaferro, va comprando tierras que le pertenecieron a la de Montenegro. Su gran objetivo es recomprar La Casona, pero deberán ir muy despacio. Francisca le confiesa que echa de menos a Raimundo, pero se encuentra a gusto y quiere recuperar todo lo que perdió.

Capítulo 2178 (Viernes, 4 de Octubre): La huelga está en marcha, la marquesa recibe una visita inesperada

Carolina acepta la promesa de Pablo de informar por carta de su romance desde la mili. D. Ignacio decide reunirse con los hijos de la marquesa por ver si encuentra alguna salida al conflicto.

Manuela se enfada al saber que Rosa sigue con sus citas clandestinas, pero Marta le ruega que mantenga silencio. Se disputa un partido de fútbol de mineros contra hojalateros y las Solozábal, con Pablo y Manuela deciden asistir, salvo Marta que se marcha a buscar a su padre. Ramón tropieza con ella en la fábrica, se pone tan nervioso que termina confesándole la admiración que le provoca. Marta se deja seducir y acompañar al fútbol por el galán.

Mauricio interroga a Matías, según los mineros, él es quien lidera la revuelta y el alcalde le aconseja que tenga cuidado; con sus antecedentes puede regresar a la cárcel. Matías cree que los trabajadores deben exigir sus derechos y evitar riesgos innecesarios.

D. Filiberto comenta con el alcalde y el capitán, el ambiente revuelto y cree que a Matías habría que atarle en corto. Marcela está sola, todo el mundo está en el partido de fútbol y se presenta Tomas que la encuentra en pleno desconsuelo. Le ofrece fugarse, pero Marcela cree que no tienen ningún futuro y Tomas se marcha sin esperanzas.

La marquesa sigue obstinada, no cree que deba negociar y mucho menos, aceptar las exigencias de los mineros. Sus hijos y el capataz tratan de que reconsidere su actitud y decide que Maqueda vaya a negociar en su nombre. Matías se presenta al capataz para plantear las condiciones que exigen los mineros, pero éste, le previene, no será fácil que la marquesa acepte sus exigencias.

La marquesa recibe la visita inesperada de D. Ignacio.

 

Haz clic aquí para ver más fotos