El secreto de Puente Viejo

Avance semanal de ‘El secreto de Puente Viejo’: Francisca está en realidad viva


La semana del 17 al 21 de septiembre en ‘El secreto de Puente Viejo‘…

Capítulo 1912 (Lunes, 17 de Septiembre): Gonzalo aparece fingiendo y buscando venganza en Francisca

Saúl y Julieta deciden guardarse sus sospechas, pero tienen la certeza de que se pierden algo. Los chicos intentan que Raimundo abra el ataúd de Francisca, pero éste se niega en redondo y Fernando apoya al viudo, lo que no hace sino abonar las sospechas, así que deciden enfrentarse a Raimundo antes de ir al cementerio y obligarle a abrir el ataúd.

Gonzalo aparece fingiendo llegar en este momento buscando venganza en la persona de Francisca. Es la noche de bodas e Isaac no puede acostarse con Antolina pues imagina a Elsa en su lugar y no puede sino rechazarla con suavidad. A la mañana siguiente, Antolina intenta provocar una reacción amorosa de Isaac que la rechaza nuevamente.

Melitón encuentra un caballo abandonado en los alrededores del pueblo y junto con Carmelo empiezan a hacer averiguaciones para descubrir quién es su dueño. Las pistas hacen entender a Carmelo que quien viajaba con ese caballo era don Amancio. La partida por fin encuentra al jinete inconsciente.

Capítulo 1913 (Martes, 18 de Septiembre): Saúl y Julieta insisten en abrir el ataúd para ver si Francisca está dentro

Gonzalo se explica ante los demás con la complicidad disimulada de Fernando: ha venido a vengarse porque Francisca ha matado a sus hijos, pero está claro que ha llegado tarde.

A pesar del revuelo, Saúl y Julieta insisten en abrir el ataúd: se encuentran con la sorpresa de que Francisca está dentro. Raimundo pide despedirse a solas de su esposa y comprobamos que Francisca está en realidad viva. En el cementerio, don Anselmo da un sentido discurso de despedida recordando a cada persona con la que la Doña tuvo un trato especial. Llega la hora de la verdad en el que el féretro de Francisca Montenegro queda enterrado en el camposanto.

Melitón y Onésimo rescatan a don Amancio y se dirigen de vuelta a Puente Viejo. Elsa y Consuelo atienden a don Amancio. No piensa separarse de él hasta que mejore.

Isaac se encuentra con que Antolina afirma tener que marcharse de viaje y él lo acepta con alivio. Matías visita a su amigo al que encuentra aliviado y le cuenta lo del accidente de Amancio. Elsa está cuidando a su padre cuando Isaac se presenta por sorpresa en la habitación. Fernando intenta descargar sus nervios escribiendo de forma compulsiva. Gonzalo viene a verle.

Capítulo 1914  (Miércoles, 19 de Septiembre): Todos en el pueblo comentan cómo parece haber cambiado Gonzalo

Isaac viene a interesarse por la salud de don Amancio en un gesto que termina siendo tenso. Elsa está desesperada por la posible muerte de su padre que parece empeorar.

Consuelo intenta adivinar por qué don Amancio venía a Puente Viejo y Elsa decide llamar a su casa. Antolina no ha regresado todavía. A Marcela le sorprende lo repentino del viaje y el viaje en sí: si pretende llamar la atención no lo está consiguiendo. Antolina finalmente regresa y se lleva una desagradable sorpresa, al saber que don Amancio ha vuelto.

Fernando se libra de Gonzalo de forma poco disimulada cuando aparece Prudencio de forma providencial, pero luego el muchacho se interesa por Gonzalo al oír que tienen cuentas pendientes. El Mesía le asegura que son viejos camaradas. Todos en el pueblo comentan cómo parece haber cambiado Gonzalo y tampoco con Don Anselmo fluye como antes.

Adela anima a Severo a hablar claramente con su mujer, sin miedo. A Irene no le importa la debacle empresarial: prefiere vivir con humildad a cambio de ser felices. Gracia está muy arrepentida por la invitación que le hizo a Catalina para viniera a consolar a Tiburcio, pues parece que entre ellos está surgiendo algo. Saúl comparte con Julieta su preocupación por el extraño comportamiento de Raimundo, no ha pasado la noche en su habitación …

Capítulo 1915 (Jueves, 20 de Septiembre): Don Amancio despierta antes de expirar y cuenta a Elsa lo ocurrido

Isaac cree que Amancio vino para acompañar a Elsa pues, por lo visto, quería llegar antes de la boda. Pero Elsa está convencida de que su padre traía las cartas porque en la casa le han dicho que salió a escape para entregarle a ella unos documentos: hay que revisar su equipaje. Pero no encuentran nada entre sus pertenencias.

A la par, Antolina intenta sonsacar a Melitón sobre don Amancio, venía con prisa para la boda pero ignoran por qué; tendrán que esperar a que despierte para saberlo. La chica se pone muy nerviosa. Antolina consigue colarse en la posada. Don Amancio finalmente despierta en lo que parece un último momento de lucidez antes de expirar y cuenta a Elsa lo ocurrido: hay que encontrar esas cartas que se habrán extraviado en la caída… pero Antolina, escondida, los escucha. Cuando Elsa sale, Antolina se dispone a entrar en la habitación.

Julieta y Saúl creen que el dolor está cegando a Raimundo. También han de vigilar a Fernando y Gonzalo, por mucho que se empeñen en aparentar lo contrario, son enemigos irreconciliables. Matías se interesa por la llamada de Aurora y Raimundo dice que no era importante… pero miente. Luego, Isaac confiesa a su amigo que no fue capaz de consumar su matrimonio.

Onésimo empieza exigiendo que escuchen la radio en la Casa de comidas y termina suplicando. Ni a Hipólito se desespera porque ni a Fe ni a Consuelo les gusta la radio. Gracia se propone cortar de raíz la relación entre Catalina y el forzudo. Fernando ha propuesto que pongan a la escuela el nombre de Francisca a cambio de diez becas. Entre todos se plantean qué hacer con la propuesta de Fernando cuando Severo anuncia que ha renunciado a luchar con los bancos. Gonzalo y Fernando tienen un enfrentamiento, pero el de Mesía tiene preparada una sorpresa

Capítulo 1916 (viernes, 21 de Septiembre): Tras matar a don Amancio, Antolina va a por Elsa

Tras matar a don Amancio, Antolina va a por Elsa mientras ésta encuentra las cartas y se pone a leer con desesperación. Tan enfangada está la chica con la lectura que no se percata de cómo Antolina se aproxima, y entonces, la ataca. Justo llega a ver cómo se pierden las cartas. Antolina tira a Elsa al río, pero sobrevive.

Antolina, contenta y aparentemente despreocupada, lava la falda que se manchó de barro en el río. En la posada, Consuelo comprueba que don Amancio ha muerto.

     

Haz clic aquí para ver más fotos