El secreto de Puente Viejo

Avance semanal de ‘El secreto de Puente Viejo’: Doña Eulalia comienza su venganza contra Francisca


La semana del 13 al 17 de enero en ‘El secreto de Puente Viejo‘…

Capítulo 2244 (Lunes, 13 de Enero): Ha llegado el gran día en el que Francisca se pasea por la plaza

Carolina y Pablo siguen camino, procurando asumir que son hermanos y que nunca más podrán confesarse su amor. El hombre que les sigue está casi encima de ellos, pero se cruza una pareja de la Guardia Civil, frustrando sus intenciones.

Marcela confiesa a Mauricio que teme estar embarazada, pero aunque el alcalde le anima, asegurándole que es una gran noticia, ella no lo tiene tan claro. Rosa no se cansa de decirle a su novio lo maravillosa que le ha parecido su madre y Adolfo se sorprende, pero no pone en duda el juicio de su prometida.

D. Ignacio pide a Pablo que acuda en busca de unos repuestos en compañía de Damián, pero por el camino, el obrero decide recordarle su nuevo status como hijo de D. Ignacio y le recomienda no olvidar su pasado de prohijado.  Pablo siente, por primera vez, que alguien le sigue.

Marta recibe la visita de Adolfo que viene a pagar el donativo y la tensión entre ellos se ve interrumpida por la llegada de Maqueda que viene a ejercer de concejal. Carolina escribe a su madre y le cuenta, sin reparos, la desgracia de su amor imposible. Pablo llega a La Casona convencido que le siguen y cuando se lo está explicando a Rosa, se presenta un joven al que Pablo reconoce del cuartel.

Encarnación oculta a su marido el tema de Alicia y la pistola encontrada, algo que la hija se lo agradece. Damián pregunta a Alicia por el nuevo trabajo y ella le confiesa su temor a ser despedida. Maqueda se encuentra por fin con la marquesa e intenta transmitirle su afecto y descubrir la razón de su viaje, pero  Doña Isabel le pone en su sitio y, le recuerda que no debe darle ninguna explicación. El capataz siente que le aleja de su lado y la marquesa le avisa, con frialdad, que esa es la realidad.

Adolfo y Tomas comentan la naturaleza sibilina de su madre y su secretismo, pero el primero constata que, gracias a su ausencia, han podido contratar a Alicia y donar al ayuntamiento.  Francisca pide a Antoñita que le prepare su mejor vestido, al día siguiente se dispone a salir de paseo por el pueblo. La sirvienta le pregunta que explicaciones va  a dar y  la señora lo tiene preparado, acaba de llegar al pueblo, nadie debe saber que lleva meses aquí.

Ha llegado el gran día en el que Francisca, acompañada de la marquesa, se pasea por la plaza conmocionando a los vecinos, sobre todo a Dolores que quiere saber detalles.

Capítulo 2245 (Martes, 14 de Enero): Las hermanas Solozábal descubren el secreto que guarda Manuela

Marcela y Matías se sorprenden al ver a Francisca entrar en el hostal y tras los primeros saludos, le avisan de las idas y venidas de Raimundo buscándola. La de Montenegro les dice que se alojará en casa de la marquesa y les agradecerá que le avisen, si reciben noticias de su marido. Ninguno de los tres detecta que Campuzano, el lugarteniente de Doña Eulalia, está vigilando.

Marta pregunta a Matías por Mauricio para entregarle el donativo de los de El Viso, pero él posadero le asegura que, con la llegada de Francisca, el alcalde tendrá otras prioridades. Dolores acaba con la paciencia de Alicia, a la que interroga,  haciendo cábalas sobre si se liará con el capataz, con Adolfo, o con Tomas, en su nuevo trabajo.

Marcela avisa a Mauricio que lo de su embarazo ha sido una falsa alarma y de paso le informa del regreso de Francisca, pero por la cara que pone el alcalde, suponemos que se acaba de enterar. Mauricio se presenta en La Habana a ver a Francisca.

Campuzano informa a Doña Eulalia que, tal y como habían previsto, al correr el rumor de su muerte, Francisca ha salido de su escondite y se pasea por Puente Viejo, por lo que deben seguir con el plan trazado y elegir un buen escondite donde encerrarla y culminar su venganza. Antoñita informa a Mauricio que Francisca no puede recibirle y el alcalde se queda sorprendido por su negativa.

Adolfo y Tomas persisten en saber dónde viajó su madre, pero la marquesa insiste en preservar su intimidad. Tomás despeja las dudas de Alicia, convencida de su despido y le explica que nadie ha cavilado al respecto. Tomás descubre que su madre ha cursado un talón por valor de 35.000 pts, pero ignora cuándo y a quién.

Pablo informa a D. Ignacio, la inesperada llegada de un compañero de cuartel que, al parecer, llevaba días siguiéndole para asegurarse que no había peligro hasta que se ha presentado buscando ayuda. Pablo le ha entregado sus ahorros y víveres y Solozábal se conmueve, orgulloso de su generosidad, pero al mismo tiempo preocupado, previene al capitán Huertas que decide reforzar la seguridad en La Casona. Carolina, al enterarse, se presenta en la fábrica para asegurarse que Pablo está bien. Pablo le confiesa estar confuso, no sólo con ella sino también con el resto.

Rosa comenta con Marta la buena sintonía que tiene con la marquesa y se enfada al escuchar ciertas reservas de su hermana que no cree que Doña Isabel sea tan estupenda como Rosa cree. Interrumpe Carolina, un tanto angustiada; debe impedir que la carta para su madre llegue a Correos. Ha reflexionado y cree que no ha sido buena idea contarle su romance con Pablo, intuye que la va a desestabilizar y sus hermanas deciden ayudarle. Rosa descubre que Manuela guarda todas las cartas que le han escrito a su madre durante años y le exige una explicación.

Capítulo 2246 (Miércoles, 15 de Enero): D. Ignacio decide explicar a sus hijas los motivos para ocultar lo sucedido con su madre

Mauricio no concibe que Francisca no le reciba, intuye que la marquesa le está influyendo, pero Antoñita le pide que se marche. A Francisca le apena el plantón, pero  Doña Isabel le recuerda que debe tener claro lo que quiere contarle a su antiguo capataz.

Adolfo comenta a su madre, el regreso a  la mina, tras su paso por la fábrica y de paso, hablan sobre su compromiso con Rosa. La marquesa le previene, pero Adolfo quiere cumplir sus promesas. Tomas comprueba la eficacia de Alicia y también su carácter, difícil, pero muy franco. Informa a su hermano del extracto del talonario descubierto por un importe de 35.000 pts.

Rosa interroga a Manuela, al descubrir que acumula las cartas que durante años escribieron a su madre, pero el ama de llaves evita responder. En medio del alboroto, llega D. Ignacio y asume toda la responsabilidad,  ordenó a Manuela no enviarlas. Rosa se queja de la actitud de su padre y Adolfo, le compara con su madre, pero Rosa se va alterando hasta perder los nervios y se bloquea, recordando el último arrebato que tuvo con su hermana Marta. Adolfo intenta calmarla y Rosa le confiesa su temor a heredar la locura de su madre. D. Ignacio decide explicarles sus motivos para ocultar lo sucedido con su madre.

Mauricio comparte con Marcela y Matías su chasco al no ser recibido por Francisca, y sus amigos le recuerdan que la Montenegro  hace lo que le conviene, en cada momento. Marta propone a Mauricio poner un anuncio para conseguir un médico, pero el alcalde sigue mohíno. La concejala constata que solo piensa en Francisca, justo  lo que Matías le adelantó que ocurriría.

Capítulo 2247 (Jueves, 16 de Enero): En la mina, crece la complicidad de Tomas y Alicia

Ignacio explica a sus hijas que Doña Begoña, su madre, tuvo un brote y Manuela la sorprendió atacando a Carolina con unas tijeras. Fueron los médicos los que determinaron que lo mejor era aislarla, por ver si así, restauraba su equilibrio. El padre lamenta su silencio, pero creyó que era la mejor forma de protegerlas.

Llegan los pedidos para producir nuevos envases y Urrutia se preocupa, habrá que contratar más obreros para cumplir los plazos de entrega. Pablo confiesa a D. Ignacio que de niño soñaba con ser su hijo, pero ahora, le parece una pesadilla.

Adolfo aconseja a Tomas olvidarse del asunto del cheque y no exigir a su madre explicaciones. Juntos presentan a la marquesa la previsión de producción que necesita la mina para satisfacer la demanda de Solozábal, pero a Doña Isabel no parece interesarle demasiado el tema y delega en sus hijos la tarea.

En la mina, crece la complicidad de Tomas y Alicia y el de los Visos se admira de las capacidades e inteligencia de la joven. Los tres concejales esperan a Mauricio, pero el alcalde les da plantón, como ya previó Matías que sucedería con el regreso de Francisca.  El capitán Huertas previene a Mauricio de que vienen días complicados, con varias huelgas a la vista.

Capítulo 2248 (Viernes, 17 de Enero): Se produce el esperado encuentro entre Francisca y Mauricio

El capitán Huertas responde a Pablo que fue su padre quien decidió ponerle vigilancia tras la inesperada irrupción de su compañero de cuartel. D. Ignacio  le insiste en extremar precauciones, el joven desconfía, cree lo aprovecha para controlar su relación con Carolina. Solozábal le avisa que en casa le espera una sorpresa.

En La Casona Adolfo, Manuela y las tres hermanas, quieren celebrar su entrada pública en la familia y le agasajan con regalos, pero Pablo encaja mal los honores y se marcha. D. Ignacio llega a La Casona con urgencia, su hija Rosa  le explica que ha venido la marquesa,  quiere hablar con él.

Marcela reconoce que necesita tiempo para volver a confiar en Matías, aunque éste le asegura que el encuentro con Alicia fue casual. Damián pregunta a Alicia por su trabajo en la mina y por sus comentarios deduce que está satisfecha y cómoda Alicia sorprende a su madre leyendo los libros que le pasó, pero Encarnación le confiesa que no entiende nada y decide buscar el método para que su madre comprenda.

Adolfo, cuenta a su hermano, el cálido encuentro con Marta y Tomas le hace reflexionar sobre el futuro con Rosa, si aún, no ha podido olvidar a su hermana.

Francisca, por fin, se digna a recibir a Mauricio que, muy emocionado, se pone a su servicio para lo que necesite, pero la de Montenegro se muestra distante y poco locuaz. Su viejo capataz le refiere la visita de Raimundo y su extrañeza al no ser recibido, pero Francisca se excusa, alegando que está en casa ajena y debe aceptar las reglas de cortesía de la marquesa.

Mauricio encuentra a Marta, decidida a dimitir como concejala, está muy decepcionada con la dejadez de alcalde pero este le ruega que reconsidere su dimisión explicándole la estrecha relación que ha tendido con Francisca. Iñigo intenta acercarse a la marquesa, la echa de menos, pero Doña Isabel lo evita y no cede a su insistencia. Le recuerda que nunca podrá hacerla feliz, sus necesidades son otras y el capataz se marcha derrotado.

 

 

Haz clic aquí para ver más fotos